Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Posts Tagged ‘Proposito’

Servir a Dios

Posted by Jhon en Jueves, octubre 15, 2009

Una de las enseñanzas más claras que nos dejó Nuestro Señor Jesucristo fue que debíamos vivir para servir a los demás y no para ser servidos. Él fue el primero en dar el ejemplo, en Mateo 20:28 nos dice de Su misma voz que Él no vino para ser servido sino para servir, y no sólo hacerlo porque es un mandato o enseñanza, como lo quiera tomar, sino hacerlo de la manera y actitud correcta (Salmo 100:2). Nadie que se precie de llamarse Cristiano puede evadir esta responsabilidad y deber con excusas, ya que también nos dice que todos nosotros tenemos un llamado que es irrevocable (Rom 11:29) y que Dios previendo nuestra conversión ha preparado de antemano obras para que andemos en ellas y seamos siervos útiles del Reino (Efe 2:10).

Usualmente cuando escuchamos que alguien sirve en la iglesia imaginamos un pastor, un diácono, o algún otro oficio notorio; si bien estos siervos tienen responsabilidades con todo el cuerpo de la iglesia, no es una carga que deban llevar solos. Cada uno de los miembros de la iglesia tiene un llamado particular, y como bien explica en su clara analogía Pablo, refiriéndose a la Iglesia como un mismo cuerpo, nadie puede decir que es más o menos útil al cuerpo (iglesia) ni mucho menos llevar una actitud pasiva excusándose en que su servicio no es necesario porque supuestamente no tiene un talento, profesión o llamado “típico” como los que mencionaba anteriormente.

Todos y cada uno de nosotros hemos recibido dones de parte del Espíritu Santo y a cada uno de nosotros se nos ha capacitado con ciertas habilidades particulares que nos hacen parte vital (pero no indispensable) del cuerpo que componemos que es la iglesia.

Hay algo que se requiere, una labor que desempeñar, un trabajo que hacer, algo que sólo Usted puede hacer como Usted lo haría. Quizás aún no lo ha descubierto o probablemente aunque lo sabe, cree que su talento no puede ser utilizado en la iglesia porque es algo “demasiado secular” o “poco espiritual”. No hay cosas poco espirituales, lo que ocurre es que no las dedicamos al Señor pensando que a Él no le importa nuestra labor o que no es útil para la iglesia. Pensar o decir esto sería como decir que somos un excedente de la sociedad, sería como despreciar la labor que El está haciendo con nosotros, y nada más errado que ello. ¿Acaso Usted depreciaria sus uñas porque no tienen supuestamente una labor activa en su cuerpo? ¿ o preferiría no tener cejas porque pareciera que solo son de adorno? Cada parte del cuerpo es necesaria, útil y diseñada por el Gran Creador, igualmente cada miembro de la iglesia es útil y añadido al cuerpo con un propósito del mismo Gran Creador.

Todo lo que tiene que hacer para cumplir con el llamado que tiene, cumplir con su misión de vida es mirarse a sí mismo con los ojos que Nuestro Señor le mira cada día, con esa mirada de satisfacción y amor que tuvo El al crearlo, dejar de mirarse como lo mira el mundo ya que ya no pertenecemos a el, ahora somos ciudadanos de un nuevo Reino y en tanto venga Nuestro Señor anhelar cada día a primera hora ser un instrumento de Su voluntad.

Quizás Usted no tenga el don de la predicación, no se preocupe ya tenemos un Pastor, quizás no tenga talento musical, descuide El Señor está levantando siervos que lo alaben con gozo, pero le invito a que mire un poco más lejos del púlpito y sus alrededores, un poco más allá en el entramado poco visible de nuestra iglesia. Siempre hay un espacio para alguien que quiera cuidar los niños en domingo, siempre hay un delantal dispuesto para quien quiera atender a nuestros hermanos en las diferentes ocasiones, siempre harán falta manos voluntariosas y atentas para la obra, sus manos.

Y si acaso no es lo que tenía planeado cuando le invitaron a servir, recuerde lo que también nos enseño El Pastor de pastores (Mateo 23:11-12).

Le invito una vez más que permita que El Señor le de el gozo de servir, todo lo que tiene que hacer es tener un corazón dispuesto y el anhelo de agradar a Nuestro Señor. Acérquese hoy mismo al encargado del propósito de servicio y dígale como le diría a Su Señor: “Heme Aqui”.

Anuncios

Posted in Estudios | Etiquetado: , , , , , , , , | 3 Comments »

Llamándome a mí mismo

Posted by Jhon en Jueves, febrero 7, 2008

Lectura: Salmos 26

Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado. -Salmos 26:1

Mientras estaba moviendo mi computadora portátil, mi teléfono celular, y unos cuantos libros y documentos de una habitación a otra, sonó el teléfono «normal». Me apresuré a dejar mis cosas y corrí a contestar la llamada antes de que se activara el contestador automático. «Hola» dije. No hubo respuesta. Volví a saludar y escuché un susurro, pero aun así no hubo respuesta. Así que colgué y regresé a mis cosas que estaban en el suelo. Cuando cogí mi teléfono celular, ¡me di cuenta que accidentalmente había marcado el número telefónico de mi casa!

Me reí de mí mismo, pero entonces me pregunté: ¿Cuán a menudo mis oraciones se parecerán más a una llamada a mí misma que a una llamada a Dios?

Por ejemplo, cuando alguien me calumnia, Le ruego a Dios por reivindicación. Quiero que mi nombre quede limpio y que a la persona culpable se la haga responsable por el daño que le hizo a mi reputación. Pero entonces me impaciento con Dios y trato de reivindicarme a mí misma. Para tal caso puede que esté elevando una oración a mí misma.

La reivindicación no proviene de argumentos en defensa propia; surge de la integridad (Sal. 26:1). Requiere que permita que Dios examine mi mente y corazón (v. 2), y que yo camine en Su verdad (v. 3). Esto, por supuesto, requiere esperar con paciencia (25:21).

Cuando llamamos a Dios, Él nos ayudará -pero en Su perfecto tiempo y a Su perfecta manera. -JAL

El propósito de la oración no es obtener lo que queremos, sino llegar a ser lo que Dios quiere que seamos.

Tomado de : Nuestro Pan Diario

Posted in Devocionales | Etiquetado: , , , , | 1 Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: