Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for the ‘WL’ Category

Historias de viaje

Posted by Jhon en Jueves, septiembre 2, 2010

Irkutsk (Rusia): el hombre amado

Un chamán siberiano pidió a Dios que le mostrase un hombre amado por Él. El Señor le aconsejó que buscara a cierto labrador.

-¿Qué haces para que el Señor te ame tanto? –preguntó el chamán al labrador cuando lo hubo encontrado.

-Digo Su nombre por la mañana. Trabajo todo el día entero, y digo Su nombre antes de dormir. Nada más que eso.

“Creo que me he equivocado de hombre,” pensó el chamán. Y en ese momento apareció el Señor, diciendo:

-Llena un cuenco de leche, ve a la ciudad y vuelve, sin derramar una sola gota.

El chamán obedeció. A la vuelta, el Señor quiso saber cuántas veces había pensado en Él.

-¿Cómo podía hacer eso? ¡Estaba preocupado por no derramar la leche!

-Un simple cuenco ha hecho que me olvides –dijo el Señor-. Y el labrador, que nunca deja de trabajar, piensa en mí dos veces al día.

Kairouan (Túnez): el verdadero devoto

Abu Sari tenía una tienda de chatarra en medio del principal mercado de la ciudad. Se pasaba el día vendiendo, comprando, regateando con sus parroquianos.

Pero todas las tardes, cerraba con una cortina uno de los rincones de la pequeña tienda y rezaba.

Una tarde, llegó un ulema buscándolo. Dijo que estaba cerca de Dios y quería compartir su felicidad con Abu Sari.

-¿Dónde vives? – preguntó el comerciante.

-En el desierto. Allí puedo contemplar el rostro del Altísimo, y sumergirme en sus bendiciones.

-Si vives en el desierto, eso significa que todavía estás lejos de la Divinidad –respondió Abu Sari-. Un hombre iluminado vive en medio de un mercado, y no se ausenta ni un minuto de la presencia de Dios.

Anuncios

Posted in WL | 1 Comment »

Isaac es necesario

Posted by Jhon en Miércoles, junio 9, 2010

Había cierto rabino que era adorado por su comunidad; a todos les encantaba lo que decía.

La excepción era Isaac, que, a la menor oportunidad, contradecía las interpretaciones del rabino, y señalaba errores en sus enseñanzas. A los demás les irritaba mucho esta actitud, pero nada podían hacer.

Cierto día, Isaac murió. Durante el entierro, la comunidad se dio cuenta de que el rabino estaba profundamente triste.

-¿Por qué tanta tristeza? – comentó alguien -. ¡Él no hacía otra cosa que buscar defectos en lo que usted decía!

-No me lamento por mi amigo, que hoy está en el cielo – respondió el rabino – sino por mí mismo. Mientras todos me reverenciaban, él me desafiaba, y yo me veía obligado a mejorar. Ahora que él se ha ido, tengo miedo de dejar de crecer.

Posted in WL | Leave a Comment »

El problema de los otros

Posted by Jhon en Jueves, abril 15, 2010

Érase una vez un sabio muy conocido que vivía en una montaña del Himalaya. Cansado de convivir con los hombres, había optado por una vida sencilla, y pasaba la mayor parte de su tiempo meditando.

Su fama, no obstante, era tan grande que las personas estaban dispuestas a caminar por estrechos senderos, subir colinas escarpadas, o vadear caudalosos ríos, apenas para conocer a aquel hombre santo, al que creían capaz de resolver cualquier angustia del corazón humano. Leer el resto de esta entrada »

Posted in WL | 1 Comment »

El sentido de la verdad

Posted by Jhon en Jueves, abril 1, 2010

En nombre de la verdad, la especie humana ha cometido sus peores crímenes. Hombres y mujeres fueron quemados vivos. Se destruyó la cultura de civilizaciones enteras. Se marginó a los que buscaban un camino diferente.

Uno de ellos, en nombre de la “verdad”, acabó crucificado. Pero, antes de morir, nos dejó la gran definición de la Verdad.

No es lo que nos da certezas. No es lo que nos da profundidad. No es los que nos hace mejores que los demás. No es lo que nos mantiene en la prisión de los prejuicios.

La verdad es lo que nos da la libertad. “Conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres”, dice Jesús.

Posted in WL | Leave a Comment »

Una historia de Navidad

Posted by Jhon en Miércoles, diciembre 23, 2009

Cuenta una antigua y conocida leyenda, cuyo origen no pude verificar, que una semana antes de Navidad, el arcángel San Miguel pidió que sus ángeles visitasen la Tierra, pues deseaba saber si estaba todo listo para la celebración del nacimiento de Jesucristo. Los envió en parejas, siempre un ángel mayor con otro más joven, de manera que pudiesen transmitirle una opinión más completa de lo que ocurría en la Cristiandad. Leer el resto de esta entrada »

Posted in WL | Etiquetado: , , , , | 1 Comment »

Por qué dejar al hombre para el sexto día

Posted by Jhon en Miércoles, octubre 28, 2009

Un grupo de sabios se reunió para discutir la obra de Dios; querían saber por qué no había creado al hombre hasta el sexto día.

-Él quería organizar bien el Universo antes, de manera que pudiésemos disponer de todas las maravillas de la creación– dijo uno.

-Él quiso primero hacer algunas pruebas con animales, para luego no cometer los mismos errores con nosotros –sostenía otro.

En esos momentos llegó al encuentro un sabio judío, y se le comunicó el tema de la discusión:

-Y en su opinión, ¿por qué Dios esperó al sexto día para crear al hombre?

-Es muy sencillo –comentó el sabio. –Para que, cuando nos asaltase la vanidad, pudiésemos pensar: hasta el insignificante mosquito tuvo prioridad en la labor Divina.

Posted in WL | Leave a Comment »

Kazantzakis y Dios

Posted by Jhon en Miércoles, mayo 27, 2009

Durante toda su vida, el autor griego Nikos Kazantzakis (Zorba el griego, La última tentación de Cristo) fue un hombre absolutamente coherente. Aunque abordó temas religiosos en muchos de sus libros –como una excelente biografía de San Francisco de Assis – siempre se consideró un ateo convencido. Pues es de este ateo convencido una de las más bellas definiciones de Dios que conozco:

“Miramos con perplejidad la parte más alta de la espiral de fuerza que gobierna el Universo. Y la llamamos Dios. Podríamos darle cualquier otro nombre: Abismo, Misterio, Oscuridad Absoluta, Luz Total, Materia, Espíritu, Suprema Esperanza, Suprema Desesperación, Silencio. Pero la llamamos Dios, porque sólo este nombre – por razones misteriosas – es capaz de sacudir con vigor nuestro corazón. Y no cabe duda de que esta sacudida es absolutamente indispensable para permitir el contacto con las emociones básicas del ser humano, que siempre están más allá de cualquier explicación o lógica”.

Posted in WL | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: