Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

La soledad soportada por nosotros

Posted by Jhon en Viernes, abril 18, 2014


Hace veinte años tuve el privilegio de hacer el papel de Jesús en la película El Evangelio de Mateo. La experiencia cambió mi vida cuando llegué a entender al Señor de maneras que nunca había imaginado. Descubrí su gozo, su sufrimiento y su pasión. También descubrí cuán extraordinariamente “solo” estuvo Jesús cuando anduvo en la Tierra.

Después de todo, ¿quién podría entender a un hombre cuya manera de ser e ideas eran tan asombrosamente diferentes a las de cualquier otra persona? Incluso sus amigos más cercanos nunca “lo entendieron” sino hasta después de que ascendió a su Padre. ¿Qué tan solo deja eso a un hombre? Especialmente en ese día del Gólgota.

Cuando filmamos las escenas de la crucifixión, llegué al set después de un trabajo de maquillaje de tres horas; era tan auténtico, que ninguno de los miembros del equipo de filmación podía soportar mirarme. Recuerdo que pensé en el pasaje: “… escondimos de él el rostro” (Is 53.3), y me di cuenta de que eso había sido muy real.

Después comenzó el rodaje, y la crueldad era impresionante. Estábamos simulando, pero la atrocidad era indescriptible. Recuerdo cuando estaba allí colgado, y viendo los rostros a mi alrededor, simplemente mirando. Una niña de la aldea local donde estábamos filmando lloraba y lloraba. Todos habrían querido ayudarme de alguna manera. Pero era algo que yo tenía que soportar solo.

Pensé cuando Jesús veía a su madre, a Juan y a otros. Por mucho que lo amaran, no había manera de que ellos pudieran entender sus motivaciones ese día. Por mucho que habrían querido ayudarlo de alguna manera, era algo que Él tenía que hacer —solo.

Después llegó el momento de estar solo más allá de toda soledad. “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mt 27.46). Para que pudiéramos nacer de nuevo.

Hoy es un día para despojarnos de todo lo que queremos, y vivir como el Señor desea: agradecidos. Tenemos el privilegio de entenderle como nunca pudieron hacerlo quienes anduvieron a su lado, y nuestra respuesta no puede ser otra que postrarnos sobre nuestros rostros en profunda gratitud. ¡Gloria a Jesús!

—Bruce Marchiano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: