Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 30 septiembre 2011

¿Cómo y cuándo fue integrado el canon de la Biblia?

Posted by Jhon en Viernes, septiembre 30, 2011

El término “canon” se utiliza para describir los libros que están divinamente inspirados y que por lo tanto pertenecen a la Biblia. Un aspecto difícil para determinar el canon bíblico, es que la Biblia en sí misma no nos da una lista de los libros que deben integrarla. El determinar el canon fue un proceso, hecho primeramente por los rabinos judíos y los eruditos, y más tarde por los primeros cristianos. Finalmente, fue Dios quien decidió cuáles libros pertenecían al canon bíblico. Un libro de la Escritura pertenece al canon desde el momento que fue inspirado por Dios para Su escritura. Era simplemente una cuestión de que Dios convenciera a Sus seguidores humanos sobre cuáles libros debían ser incluidos en la Biblia.

Comparado con el Nuevo Testamento, hubo muy poca controversia sobre el canon del Antiguo Testamento. Los creyentes hebreos reconocieron los mensajes de Dios y aceptaron sus escritos como inspirados por Dios. Es innegable que hubo algún debate sobre el canon de Antiguo Testamento. Sin embargo, para 250 d.C., hubo un acuerdo casi universal sobre el canon de la Escritura hebrea. El único punto que permaneció fue el de la Apócrifa… con algún debate y discusión que continúa hasta hoy. La gran mayoría de los eruditos hebreos consideran que la Apócrifa es un conjunto de buenos documentos históricos y religiosos, pero que no están a la altura de las Escrituras hebreas.

Para el Nuevo Testamento, el proceso de reconocimiento y colección comenzó en los primeros siglos de la iglesia cristiana. Desde sus inicios, algunos libros del Nuevo Testamento, sí, fueron reconocidos. Pablo consideró que los escritos de Lucas tenían tanta autoridad como el Antiguo Testamento. (1 Timoteo 5:18; ver también Deuteronomio 25:4 y Lucas 10:7) Pedro reconoció los escritos de Pablo como parte de las Escrituras (2 Pedro 3:15-16). Algunos libros del Nuevo Testamento estuvieron circulando entre las iglesias (Colosenses 4:16; 1 Tesalonicenses 5:27). Clemente de Roma mencionó por lo menos ocho libros del Nuevo Testamento (95 d.C.). Ignacio de Antioquia reconoció cerca de siete libros (115 d.C.). Policarpo, un discípulo del apóstol Juan, reconoció 22 libros (170-235 d.C.). Los libros más controvertidos del Nuevo Testamento fueron Hebreos, Santiago, 2 Pedro, 2 Juan y 3 Juan. El primer “canon” fue el Canon Muratorio que fue compilado en 170 d.C. El Canon Muratorio incluye todos los libros del Nuevo Testamento, excepto Hebreos, Santiago y 3 Juan. En el año 363 el Concilio de Laodicea declaró que sólo el Antiguo Testamento (junto con la Apócrifa) y los 27 libros del Nuevo Testamento fuesen leídos en las iglesias. El Concilio de Hipona (del año 393 d.C.) y el Concilio de Cartago (del año 397 d.C.) también confirmaron la autoridad de los mismos 27 libros.

Los concilios se basaron en algo similar a los siguientes principios para determinar si un libro del Nuevo Testamento era realmente inspirado por el Espíritu Santo: 1). ¿El autor fue un apóstol, o tuvo una estrecha relación con un apóstol? 2). ¿El libro ha sido aceptado por la mayoría del Cuerpo de Cristo? 3). ¿El contenido del libro es de una consistencia doctrinal y enseñanza ortodoxa? 4). ¿Este libro contiene evidencia de alta moral y valores espirituales que reflejan el trabajo del Espíritu Santo? De nuevo, es crucial recordar que la iglesia no determina el canon. Ningún concilio primitivo determinó el contenido del canon. Fue Dios, y Dios solamente, quien determinó cuáles libros pertenecían a la Biblia. Fue simplemente cuestión de que Dios convenciera a Sus seguidores de hacer lo que Él ya había decidido. El proceso humano de reunir los libros de la Biblia fue imperfecto, pero Dios, en Su soberanía, a pesar de nuestra ignorancia y terquedad, guió a la iglesia primitiva al reconocimiento de los libros que Él había inspirado.

www.GotQuestions.org

Anuncios

Posted in Preguntas | Leave a Comment »

Posted by Jhon en Miércoles, septiembre 28, 2011

Infierno es negarnos a ver las cosas desde la perspectiva de Dios. 

Posted in Frases | Leave a Comment »

El valor de la obediencia

Posted by Jhon en Miércoles, septiembre 28, 2011

A pesar de la vasta experiencia de Pedro como pescador, regresó de una noche de trabajo sin nada que mostrar por sus esfuerzos. Es muy posible que la petición del Señor de que echara las redes una vez más le pareciera poco razonable; después de todo, Pedro y sus compañeros eran los profesionales. No obstante, el pescador obedeció, y su obediencia bendijo a muchos.

La Biblia demuestra que los planes divinos a menudo desafían la lógica humana. Por ejemplo, ¿quién haría un plan de batalla que implicara solo marchar y gritar? Dios le dijo a Josué que conquistara Jericó de esa manera, y al hacerlo tuvo éxito (Jos 6.1-5).

Moisés es otro ejemplo. Cuando se sintió inseguro de su potencial como líder, el Señor lo tranquilizó de una manera insólita, diciéndole que arroja su vara al suelo. Cuando Moisés obedeció, Dios confirmó de una manera admirable que lo había escogido como líder (éx 4.1-3).

Nuestro Padre celestial puede pedirnos que hagamos algo que parece ilógico, como tal vez aceptar una mayor responsabilidad cuando teníamos la esperanza de reducir nuestra cantidad de trabajo; o dejar una posición que él nos había dado recientemente; o asumir una tarea para la que nos sentimos mal equipados. Pero debemos seguir adelante con obediencia, sin importar cuán ilógica pueda parecer su petición.

Para comprender la importancia de obedecer, piense en los niños que reciben instrucciones de sus padres o maestros. Es necesario que los escuchen con atención para hacer correctamente la tarea. Algunos pasos pueden parecer sin sentido, pero su justificación se hace clara después.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Cuando no actuamos con sinceridad

Posted by Jhon en Lunes, septiembre 26, 2011

El rey David fue desde su juventud un fiel seguidor de Dios. Pero hubo un momento en que cedió a la tentación y cometió adulterio con la esposa de Urías. Su vida de integridad se vio gravemente comprometida.

Las fallas éticas y morales han asediado a los cristianos en todos los siglos. Cuando un creyente decide pecar para obtener lo que desea, el egoísmo o la codicia es la causa fundamental. En otras ocasiones, el deseo de aceptación puede tentarnos a manipular a las personas y las circunstancias, o a inventar mentiras para parecer más atractivos. Y el temor a un conflicto puede dar lugar a claudicaciones.

Al comienzo, es posible que aun las personas cercanas a nosotros no noten nuestra falta de sinceridad. Pero Dios la ve. él usará nuestra conciencia para producir sentimientos de culpa, de modo que podamos confesar nuestro pecado y apartarnos del mismo. La autoprotección tomará las riendas si seguimos actuando mal; trataremos de acallar nuestra conciencia justificando la conducta. Con el tiempo, nos alejaremos de ciertas personas, para que no descubran nuestra conducta pecaminosa. Al mantenerlas a distancia, tenemos la esperanza de evitar su escrutinio. Pero el pecado habitual puede resultar en oportunidades de trabajo perdidas, amistades dañadas y familias destruidas.

Cuando fue confrontado por Natán, el rey David reconoció su pecado y recibió perdón (2 S 12.13). ¿Cómo responde usted cuando el Espíritu Santo le convence de pecado? ¿Ve la realidad de su conducta y se arrepiente? ¿O trata de justificar y persistir en su conducta?

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Adore solamente a Dios

Posted by Jhon en Viernes, septiembre 23, 2011

Celar es un rasgo negativo en las personas, pero para el Todopoderoso es un atributo sagrado. Dios quiere ser nuestra principal prioridad —el amor de nuestras vidas—, y se entristece cuando adoramos a alguien además de él, ya que solo el Señor merece nuestra alabanza.

Cuando leemos el Antiguo Testamento, es posible que no entendamos el porqué la gente se postraba delante de ídolos que habían hecho con sus propias manos. ¡De seguro que no pensaban que estaban vivos y que eran poderosos! Pero nosotros cometemos un error parecido cuando valoramos a “ídolos” como el dinero, personas, apariencia, y poder. Aunque no son malos, pueden convertirse en objetos de adoración si dejamos que tengan demasiada importancia. Es por eso que Dios es celoso de nuestros corazones.

Por dos razones nuestro Padre celestial no permite que la devoción de sus hijos se desvíe. Primero, él merece la gloria. Segundo, su amor por nosotros es tan grande que quiere lo mejor de nuestras vidas. En realidad, alabarle por encima de todo, es lo mejor para nosotros. Por tanto, cuando nuestros corazones no pertenecen exclusivamente a Cristo, Dios nos disciplina. Muchas veces esto significa dejar que los problemas en nuestras vidas maduren nuestra fe y nos recuerden quién es el único y solo Dios.

Piense en qué invierte su tiempo y su dinero, y qué domina sus pensamientos. Aunque sus intereses parezcan buenos en la superficie, pídale al Señor que le revele todo lo que se ha convertido en un ídolo en su vida. Confiésele su pecado y pida al Señor su ayuda para hacerlo el objeto de su devoción.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Pruebas y gozo

Posted by Jhon en Lunes, septiembre 19, 2011

“Tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas” (Stg 1.2) –¡qué declaración tan extraña! ¿Cómo puede eso tener sentido, si las pruebas y el gozo no encajan entre sí? Pero Santiago está presentando la perspectiva divina, no la humana. Hay ciertos beneficios sorprendentes en el sufrimiento que no son fáciles de distinguir por la mayoría de las personas.

Ante todo, necesitamos entender que este pasaje no dice que debemos estar felices por el dolor, sino que nos regocijemos por las bendiciones que acompañan al sufrimiento. La frase “tened por” significa “evaluar”. Cuando evaluamos las adversidades desde la perspectiva de Dios, podemos regocijarnos por su resultado provechoso, aun cuando nos produzcan dolor. Humanamente hablando, las pruebas duelen; pero desde el punto de vista del Señor, ayudan.

Para gozarse en las pruebas, es necesario entender el propósito para el cual Dios las creó. No importa cuál sea el origen de ellas, podemos saber que el Señor quiere usarlas para poner a prueba nuestra fe y producir así paciencia y madurez espiritual. Dios ha ocultado en cada prueba una gema preciosa para mejorar nuestro carácter, pero dependerá de nuestra respuesta el recibirla o no. Quienes desean realmente ser transformados a la imagen de Cristo, pueden regocijarse por los muchos beneficios que acompañan al sufrimiento.

¿Qué me dice de usted? ¿Su hambre de conocer al Señor y de ser transformado por él supera su temor al sufrimiento? Ninguno de nosotros quiere experimentar dolor, pero ya que es una realidad inevitable, ¿por qué no responder de una manera que produzca beneficios eternos?

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Posted by Jhon en Viernes, septiembre 16, 2011

Hay muchas cosas que Dios espera que hagamos, pero hay algunas cosas que solo Dios puede hacer. Y Dios espera que le pidamos que haga aquellas cosas que son tarea de El.

Wendy

Posted in Frases | Leave a Comment »

¿Creó Dios el mal?

Posted by Jhon en Viernes, septiembre 16, 2011

De principio parecería que si Dios creó todas las cosas, entonces el mal debe haber sido creado por Dios. Sin embargo, aquí tenemos una suposición que necesita ser aclarada. El mal no es una “cosa” como una roca o la electricidad. ¡No puedes tener una jarra de mal! Mas bien, el mal es algo que ocurre, como el correr. El mal no existe por sí mismo – realmente es la carencia en una cosa buena. Por ejemplo, los hoyos son reales, pero ellos solo existen en algo más. Llamamos a un hoyo la falta de tierra, pero no puede ser separado de la tierra. Cuando Dios hizo la creación, es verdad que todo lo que existía era bueno. Una de las cosas buenas que Dios hizo fueron criaturas con la libertad de elegir el bien. Para hacer una elección real, Dios tuvo que permitir algo más que el bien para elegir. Así que Dios permitió a estos seres libres, tanto ángeles como humanos, elegir entre el bien y la ausencia de éste (el mal). Cuando existe una mala relación entre dos cosas buenas, le llamamos “el mal”, pero eso no lo convierte en una “cosa” que haya requerido la creación de Dios.

Tal vez la siguiente ilustración nos ayude. Si le preguntara a una persona común “¿existe el frío?” – su respuesta sería que sí. Sin embargo, esto es incorrecto. El frío no existe. El frío es la ausencia de calor. Similarmente, la oscuridad no existe, ésta es la consecuencia de la falta de luz. Igualmente, el mal es la ausencia del bien, o mejor dicho, el mal es la ausencia de Dios. Dios no creó el mal, sino que más bien solo permitió la ausencia del bien.

Miremos el ejemplo de Job en los capítulos 1 y 2 del libro de Job. Satanás quería destruir a Job, y Dios le permitió a Satanás hacer lo que quisiera, excepto matar a Job. Dios permitió que esto sucediera para probarle a Satanás que Job era justo, porque amaba a Dios, y no porque Dios lo haya bendecido en gran manera. Dios es soberano y tiene control absoluto de cualquier cosa que sucede. Satanás no puede hacer nada, sin el “permiso” de Dios. Dios no creó el mal, pero Él lo permite. Si Dios no permitiera la posibilidad del mal, tanto ángeles como humanos servirían a Dios por obligación y no por decisión. Dios no quiso crear “robots” que simplemente hicieran lo que Él quería que hicieran mediante su “programación”. Dios permitió la posibilidad del mal, para que podamos tener genuinamente la libertad de elegir si queremos servirle o no.

Concluyentemente, no hay una respuesta a estas preguntas que podamos comprender plenamente. Nosotros como seres humanos finitos, jamás podremos entender a un Dios infinito (Romanos 11:33-34). Algunas veces pensamos que entendemos el por qué Dios está haciendo algo, solo para descubrir más tarde que era por diferentes propósitos de los que originalmente pensamos. Dios ve las cosas desde una perspectiva eterna. Nosotros miramos las cosas desde una perspectiva terrenal. ¿Por qué puso Dios al hombre en la tierra, sabiendo que Adán y Eva pecarían y traerían con ello el mal, la muerte y el sufrimiento para toda la raza humana? ¿Por qué Él no solamente nos creó y nos dejó en el Cielo donde seríamos perfectos y no tendríamos sufrimientos? La mejor respuesta que se me ocurre es que Dios no quería una raza de robots sin libre albedrío. Dios tuvo que permitir la posibilidad del mal para nosotros, para hacer una verdadera decisión de adorar o no a Dios. Si nunca hubiéramos sufrido y experimentado el mal, ¿realmente apreciaríamos cuán maravilloso es el Cielo? Dios no creó el mal, pero Él lo permite. Si no lo hubiera permitido, estaríamos adorando a Dios por obligación y no por la libre elección de nuestra voluntad.

Posted in Preguntas | Leave a Comment »

Las riquezas de la gracia de Dios

Posted by Jhon en Miércoles, septiembre 14, 2011

¿Se considera usted rico? No importa cuánto dinero tenga, si es seguidor de Cristo, es muy rico porque Dios ha prodigado sobre usted las riquezas de su gracia. En el momento de su salvación, él depositó en su cuenta “toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (v. 3). ¿Por qué, entonces, tantos creyentes viven en la pobreza espiritual?

  1. La ignorancia. Algunos cristianos no conocen esta “cuenta bancaria” espiritual sin límites y, por tanto, nunca hacen uso de ella.
  2. La confusión. Muchos creyentes no saben cómo tener acceso a los tesoros de la gracia de Dios. Como resultado, se angustian y se quejan por sus necesidades y problemas, o vienen al Señor desesperados implorando y mendigando ayuda, sin darse cuenta de la abundante provisión que él ya ha depositado en su cuenta.
  3. Los intereses opuestos. La distracción por las cosas de este mundo puede ser la razón más común. Los cristianos en esta categoría se centran en las posesiones, las responsabilidades urgentes y su progreso material, pero no tienen interés por las cosas espirituales de Dios.

Las riquezas de la gracia de Dios superan cualquier riqueza terrenal. Ellas dan la paz y la satisfacción que el dinero no puede comprar, y sus beneficios son para toda la eternidad.

La única manera de tener acceso a las riquezas espirituales de Dios es por la fe. No tenemos que mendigar o convencer al Señor para que nos dé lo que ya ha puesto a nuestra disposición. En vez de eso, aceptemos que somos quienes él dice que somos, y hagamos lo que nos ha llamado a lograr.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

El amor de Dios y su justicia

Posted by Jhon en Martes, septiembre 13, 2011

Algunas personas rechazan el mensaje de salvación porque se sienten ofendidas por lo que dice la Biblia sobre la ira de Dios. Incluso hay creyentes que tienen problemas para reconciliar el amor del Señor con su justicia. ¿Cómo puede él ser, al mismo tiempo, perfectamente misericordioso y perfectamente justo? En un intento por conciliar este dilema, a menudo tratamos de suavizar el mensaje de juicio, y subrayar más bien el amor de Dios. Pero el amor y la justicia no son términos contradictorios. En realidad, no se puede tener uno sin el otro.

El amor de Dios trae bien a nuestra vida. Pero si no hay justicia, el pecado se vuelve incontrolable, y causa dolor y sufrimiento. Nadie piensa que un juez es amoroso cuando se niega a castigar a un criminal. Dejarlo libre no es saludable para el culpable ni para la comunidad. De la misma manera, nuestro Padre celestial no puede permitir que el pecado quede sin castigo.

Pero esto presenta un dilema aun mayor para la humanidad. Todos somos culpables delante del Dios santo. Es por eso que Cristo vino a la Tierra. él llevó sobre sí la ira divina por todos nuestros pecados, para que el Padre pudiera ser justo y al mismo tiempo perdonador. Su justicia fue satisfecha por el mayor acto de amor: la muerte de Cristo en la cruz. Así que, quienes aceptan por fe la oferta de salvación del Señor, nunca experimentarán el castigo eterno.

Aunque en el cielo todos los creyentes compareceremos ante el tribunal de Cristo, no habrá razón para temer. Nuestro juicio tendrá el propósito de determinar las recompensas, no de recibir castigo. Por gratitud, debemos prepararnos ahora para ese momento, viviendo para el Señor cada día.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: