Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 31 agosto 2011

Razones para la entrega

Posted by Jhon en Miércoles, agosto 31, 2011

Como aprendimos ayer, Dios nos dice que rindamos nuestras vidas a él. Esta no es una tarea fácil. Todos nuestros planes, todos los deseos que sentimos, cada derecho que una vez pareció ser nuestro, todo es puesto a un lado para dar paso a la voluntad de nuestro Rey. Pero quizás usted se ha preguntado por qué nos pide Dios esto.

El Señor tiene todo el derecho del mundo para exigirnos que le demos nuestro todo. Primero, la Sagrada Escritura nos enseña que él es soberano, el Rey y Soberano del universo entero. Por eso, estamos bajo su autoridad ya sea que decidamos someternos a él o no. Luego, por medio de su muerte y resurrección, el Señor Jesús nos salvó del pecado y sus consecuencias. Por tanto, nuestra deuda con él es impagable. Por último, él nos sostiene; debemos considerar cada respiración y cada latido del corazón un regalo de Dios.

Sin duda, Dios tiene el derecho a pedirnos que rindamos nuestra vida a él. Al mismo tiempo, la entrega nos conviene. El Padre celestial promete que obedecerle lleva a la esperanza y a un futuro seguro. El salmo 31.19 dice: “¡Cuán grande es tu bondad, que has guardado para los que te temen…!” Así que, aunque él es el Todopoderoso, con toda la autoridad para exigir nuestra vida, promete cuidar de nosotros y hacer lo que más nos favorecerá.

¿Está usted dispuesto a obedecer a Jesús? Su camino es el mejor, y éste ofrece esperanza, gozo y paz. No nos gustará siempre todo lo que él decida hacer, pero promete disponer todas las cosas para nuestro bien. ¿Quisiera usted confiar en Dios lo suficiente como para entregarle las riendas a él?

Anuncios

Posted in Devocionales | 1 Comment »

La condición de Dios para su bendición

Posted by Jhon en Martes, agosto 30, 2011

El Señor quiere darnos abundancia de bendiciones. Veamos lo que se requiere para que podamos recibirlas.

El pasaje de hoy aclara la única condición necesaria para recibir lo mejor de él: la entrega total. Cada aspecto de nuestro ser —cuerpo, alma y espíritu— debe ser un sacrificio vivo. Esto puede sonar sombrío, pero contrariamente a la lógica humana, la verdadera libertad solo se encuentra cuando nos rendimos totalmente a Cristo.

En el Antiguo Testamento, los sacrificios eran muy comunes. Para expiar el pecado, la persona podía traer un cordero al altar. El animal era apartado para los propósitos de Dios como una ofrenda sagrada, y por medio de su muerte se hacía restitución.

Cuando nosotros nos damos como un sacrificio, no hay necesidad, afortunadamente, de derramar nuestra sangre. Jesús murió para expiar todos nuestros pecados. Pero por amor y gratitud, cada aspecto de nuestras vidas debe ser rendido a él.

¿Qué implica una vida rendida? Un compromiso total con Cristo que no cambia en nada por la influencia del mundo. Nuestros deseos y las viejas maneras de funcionar no son ya las fuerzas motivadoras. En vez de eso, su Espíritu nos guía, y su voluntad es la meta. Rendirse a él significa seguir su dirección en actitud, palabras, pensamientos y acciones —y hacerlo sin disculparnos, sin vacilaciones y sin temor.

Usted tiene una opción: conformarse con algo inferior a lo que Dios puede darle, o rendirse totalmente a él. La entrega total no es un camino fácil; significa morir a sus deseos y al interés personal. Pero recuerde que él está dispuesto y es capaz de hacer más de lo que nosotros somos capaces de imaginar.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¿Qué dice la Biblia acerca del endeudamiento de un cristiano? ¿Puede un cristiano pedir o prestar dinero?

Posted by Jhon en Lunes, agosto 22, 2011

Pablo nos encomienda no deber a nadie nada sino el amor en Romanos 13:8, este es un poderoso recordatorio del desagrado de Dios por toda forma de endeudamiento que no ha sido pagada de manera puntual (ver también Salmo 37:21). Generalmente pensamos en la deuda en términos de una obligación monetaria; pero a la luz del contexto de todo este pasaje (Romanos 13:1-10), Pablo parece tener en mente una estricta opinión sobre la deuda (Romanos 13:7). No solo habla sobre pagar impuestos, intereses, y tarifas impuestas por nuestros propios gobiernos, sino que también debemos respetar y honrar a aquellos en alta autoridad. Todos nosotros somos deudores de la gracia de Dios. De la misma manera como Él nos ha mostrado Su amor, también nosotros debemos hacer extensivo ese amor a todos aquellos alrededor nuestro con quienes vivimos y trabajamos, aún a aquellos que nos cobran impuestos y nos gobiernan.

Algunas personas cuestionan el cargo de cualquier interés sobre préstamos, pero muchas veces en la Biblia vemos que es de esperarse el recibir una tarifa justa de interés sobre el dinero prestado (Proverbios 28:8, Mateo 25:27). En el antiguo Israel, la ley prohibía cargar intereses en una categoría de préstamos – aquellos hechos a los pobres (Levítico 25:35-38) Esta ley tenía muchas implicaciones sociales, financieras y espirituales, pero hay dos en especial que vale la pena mencionar. Primero, esta ley ayudaba genuinamente a los pobres al no empeorar su situación. Era ya bastante malo el haber caído en la pobreza, y pudiera ser humillante el tener que buscar asistencia; pero si adicionalmente al pago del préstamo, una persona pobre tenía que ser aplastada por el pago de intereses, la obligación resultaría más perjudicial que benéfica.

En segundo término, la ley enseñaba una importante lección espiritual. Para un prestamista el hecho de no cargar los intereses del préstamo a una persona pobre era un acto de misericordia, porque estaría perdiendo el uso de ese dinero mientras estaba prestado. Sin embargo, esa sería una manera tangible de expresar gratitud a Dios por Su misericordia, al no cobrar a Su pueblo “intereses” por la gracia que Él les había concedido a ellos. Así como misericordiosamente Dios había sacado a los israelitas de Egipto cuando ellos no eran nada sino esclavos sin dinero y les había dado una tierra para que la poseyeran (Levítico 25:38), de igual manera Él esperaba que ellos practicaran una bondad similar hacia sus propios compatriotas pobres.

Los cristianos se encuentran en una situación paralela. La vida, muerte y resurrección de Jesucristo ha pagado nuestra deuda de pecados a Dios. Ahora, mientras tengamos la oportunidad, podemos ayudar a otros en necesidad, particularmente a quienes son nuestros hermanos en la fe, con préstamos que no aumenten sus problemas. Jesús aún enseñó este principio en la parábola acerca de dos deudores y su actitud hacia el perdón de la deuda (Mateo 18:23-35). ÉL también instruyó a Sus seguidores diciéndoles: “… de gracia recibisteis, dad de gracia.” (Mateo 10:8)

La Biblia no expresa ni prohibiciones ni permisos sobre el préstamo de dinero. La sabiduría de la Biblia nos enseña que usualmente no es buena idea endeudarse. Las deudas nos hacen esencialmente esclavos de aquel a quien debemos. Al mismo tiempo, en algunas situaciones, el endeudarse es un “mal necesario”. En tanto que el dinero sea manejado de una manera sabia, y los pagos de la deuda sean manejables – un cristiano puede tener la carga de una deuda financiera si resulta necesario.

Posted in General | Leave a Comment »

Para vencer los obstáculos

Posted by Jhon en Jueves, agosto 11, 2011

El Señor tiene un plan hermoso para la vida de cada creyente. Pero, para frustrar los propósitos de Dios, Satanás salpica de obstáculos nuestro camino.

Hay numerosas clases de estorbos, tales como un jefe difícil, la oposición de familiares, y problemas económicos. Cualquier cosa que bloquee el objetivo deseado, puede causar ansiedad y gran frustración. Pero recuerde que ningún obstáculo podrá afectarle si Dios no lo permite.

Piense en el ejército de Josué, que no estaba a la altura del de Jericó. Y la gran muralla alrededor de la ciudad que parecía imposible de atravesar. Pero Dios había prometido a los israelitas la tierra, y Josué lo creyó. No se inmutó por lo que parecía inconquistable. En vez de eso, reconoció el poder del Señor y buscó su dirección.

Antes de que Josué se diera cuenta de que Dios estaba obrando, el Señor estaba preparando la ciudad para su destrucción al infundir temor en los reyes de la región. La instrucción de Dios consistía en un plan de batalla dudoso, pero Josué obedeció, y el pueblo de Dios triunfó.

Esperar puede ser difícil pues podemos comenzar a preguntarnos si Dios hará algo, y entonces abandonar la tarea. Pero, como sucedió con Josué, Dios ya estaba preparando el terreno. No importa lo que él elija para manejar el problema, su solución es siempre la que más nos conviene.

Cada vez que usted enfrente un obstáculo, podrá experimentar mucha angustia. Pero aun en medio del dolor, puede tener plena confianza en Dios. La parte más importante de cada día es el tiempo que usted pasa a solas con el Señor. él le alentará con su amor, y le dará dirección.

Posted in Devocionales | 1 Comment »

El propósito del quebrantamiento

Posted by Jhon en Martes, agosto 9, 2011

¿Desea usted lo mejor de Dios para su vida? ¿Espera convertirse en la persona que él quiso que fuera cuando le creó, con la capacidad de lograr todo lo que el Señor ha planeado? Es muy probable que su respuesta sea afirmativa a ambas preguntas. Pero, ¿está dispuesto a que el Señor haga lo que sea para que usted someta totalmente su vida a él?

Esta tercera pregunta muchas veces no recibe un rotundo “sí”. Sin embargo, para que podamos disfrutar de lo mejor de las bendiciones de Dios y llegar a ser las personas que él quiere que seamos, tenemos que rendirle nuestra voluntad. Permítame ser el primero en reconocer que esto no es fácil.

Todos tenemos ciertos deseos y hábitos que, simplemente, no queremos dejar. El pasaje de hoy nos enseña que morir a nosotros mismos es necesario para poder vivir realmente para Dios.

Como es de esperarse, eso es inevitablemente doloroso. Sería mucho más fácil si pudiéramos tomar la decisión de renunciar a nuestra terca voluntad. Pero, de acuerdo a la Biblia, cuando nos convertimos en creyentes seguimos manteniendo patrones de conducta pecaminosos que pueden estar muy arraigados. Dios tiene que permitir muchas dificultades en nuestras vidas, para quebrantar las tendencias de nuestra vieja “carne”. Solo entonces podremos rendir nuestro corazón al Señor sin reservas.

Aunque es difícil de entenderlo, nuestro Padre celestial permite el dolor debido a su gran amor. Así como un padre no quiere que su hijo sufra, Dios no disfruta con nuestras dificultades. Pero desea tanto que tengamos una vida plena en Cristo, que permite que las dificultades nos moldeen.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Los niveles de fe en la vida del creyente

Posted by Jhon en Viernes, agosto 5, 2011

Es bueno hacer una pausa de vez en cuando para evaluar dónde estamos espiritualmente. Todos los cristianos estamos en alguno de los tres niveles de la fe. Aunque todos pasamos tiempo en cada uno de ellos en algún momento de nuestra vida, nuestro objetivo debe ser ascender siempre.

El nivel 1 es el de la poca fe. Esta etapa se caracteriza por la dificultad de creerle a Dios. Tenemos la esperanza de que él responderá nuestras oraciones, pero no estamos seguros. A veces se cuelan las dudas, porque vemos la situación, no al Señor y su Palabra. O quizás nuestro problema es que no sabemos lo que Dios ha dicho en la Biblia, y por eso no tenemos nada para afianzar nuestra fe.

El nivel 2 es de la fe grande. Me gusta llamarlo “fase de ensanchamiento de la fe”, porque implica esforzarse para creerle al Señor más y más. Los cristianos en este nivel comienzan a afirmarse en la verdad de la Palabra. Cuando dejamos que ésta moldee nuestro pensamiento, podemos saber que él nos concederá nuestras peticiones.

El nivel 3 es de la fe madura. Este se caracteriza por el descanso en la confianza de que el Señor ya nos ha concedido lo que le hemos pedido. Cuando nuestras peticiones cuadran con su voluntad, ellas son un hecho consumado. Nuestra tarea es sencillamente darle las gracias y ver cómo su promesa se convierte en realidad.

No importa en qué nivel esté usted hoy, el Señor quiere que siga ascendiendo. Permanecer en su Palabra es la única manera de avanzar. ¿Cómo podemos creerle a Dios si no sabemos lo que él ha dicho que hará? Pero si usted sabe lo que él ha prometido, persevere; no se rinda.

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Una fe en aumento

Posted by Jhon en Jueves, agosto 4, 2011

El deseo de Dios es que nuestra fe crezca continuamente al caminar con él. Nunca tuvo la intención de que tuviéramos fe una sola vez con el solo propósito de salvarnos. Cuanto más envejezcamos, mayor deberá ser nuestra fe. Sin embargo, existen cristianos que han permanecido en el mismo nivel de fe toda su vida.

Necesitamos comprender que nuestra disposición de confiar en el Señor afecta todas los aspectos de nuestra existencia —cómo nos sentimos, qué hacemos, la forma como él nos bendice, y si nuestras oraciones son contestadas. Todo comienza con nuestro enfoque. Cuando usted enfrenta dificultades o congojas, ¿nota solo lo irremediables que son sus circunstancias, o ve la grandeza de Dios? ¿Qué voz escucha: el consejo escéptico de los demás, las mentiras de Satanás, o la Palabra de Dios?

Nuestro enfoque afecta, a la vez, nuestras emociones. Quienes deciden creer lo que Dios dice, experimentan la paz y el gozo de saber que él tiene todo bajo su control. Porque confían en el Señor, son pocas las situaciones que les preocupan. Pero si nuestras mentes están llenas de dudas, la ansiedad y el temor nos invaden y tenemos dudas de que el Señor nos ayudará. En vez de descansar en Cristo, nos inquietamos e irritamos, tratando de predecir resultados y de resolver todos los problemas con nuestras propias fuerzas.

Dios se deleita en nosotros cuando decidimos creerle; de manera que, Dios moverá cielo y tierra para ayudarnos y responder nuestras oraciones. Al confiar en el Señor, descubrimos un nuevo entusiasmo, sentido de aventura por la vida, y la seguridad de que él es siempre fiel.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: