Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 24 julio 2011

El alto costo de una fe vacilante

Posted by Jhon en Domingo, julio 24, 2011

Dios ha dado a los creyentes personalidades, habilidades y dones espirituales que los equiparán para cumplir con los planes específicos que él tiene para sus vidas. Pero cada uno debe decidir responder con fe y obediencia. A veces, el Señor nos reta a hacer algo que parece estar más allá de nuestras capacidades, pero si nos intimidamos perderemos sus maravillosas bendiciones.

Aprendamos de los israelitas, quienes tomaron varias decisiones que los llevaron a la incredulidad y como consecuencia vagaron toda una vida sin rumbo. Ellos…

  • Escucharon las voces equivocadas. Para andar en obediencia al Señor, tenemos que cuidarnos de ser influenciados por quienes no entienden la grandeza de nuestro Dios, y aprender a identificar las mentiras de Satanás.
  • Confiaron en la perspectiva humana. A veces, confiar en Dios está en conflicto con el razonamiento humano. Pero quienes optan por confiar en él descubrirán que el Señor es más grande que cualquier obstáculo.
  • Dejaron que los sentimientos triunfaran sobre la fe. Tal vez los mayores estorbos para la obediencia son el temor y el sentimiento de incompetencia. La manera de vencerlos es confiar en el Señor y en sus promesas. él nos equipará para todo lo que nos llame a hacer.

Cada difícil llamado a la obediencia es una bifurcación en el camino de nuestras vidas. Tomar el camino de la incredulidad conducirá a toda una vida de pesar, pero confiar en Dios con valentía y hacer lo que él dice, dará como resultado la bendición más grande de la vida. La decisión es nuestra.

Anuncios

Posted in Devocionales | 4 Comments »

Cuando la fe vacila

Posted by Jhon en Viernes, julio 22, 2011

Si creemos que Dios es quien él dice ser, y que hará lo que ha prometido, ¿por qué vacilamos en nuestras oraciones? En vez de ejercer una fe audaz, venimos al Señor “con la esperanza” de que nos escuchará y responderá nuestras peticiones, pero sin la confianza de que lo hará. Con esta manera de pensar no podemos esperar recibir nada de él.

Una razón por la que somos tan propensos a dudar, es que no somos capaces de ver a Dios obrando en nuestras circunstancias. Le pedimos, y no pasó nada. Pero el Señor no es un mozo de hotel que salta a hacer lo que le pedimos. él ve el pasado, el presente y el futuro, y sabe el momento adecuado para cada respuesta. Su mano ya está en acción en beneficio nuestro, disponiendo las situaciones para llevar a cabo su voluntad, abrir los corazones, y prepararnos para recibir lo que él quiere dar.

Otro motivo de incertidumbre es la ignorancia. Si no conocemos los caminos del Señor, nos sentiremos decepcionados por su respuesta. Muy a menudo nuestras oraciones están acompañadas de expectativas de cómo va él a actuar. Por eso, cuando él no interviene de acuerdo con nuestro plan o con el método que esperábamos, comenzamos a dudar. Pero poner nuestra fe en el Señor y confiar en sus caminos buenos y perfectos nos da estabilidad mientras esperamos su respuesta.

Para vencer las dudas dedique tiempo para aprender los principios y los caminos de Dios. Entonces comenzará a entender lo que él quiere lograr en su vida. Examine su pasado desde una perspectiva bíblica; su fe crecerá cuando vea las maneras inesperadas como el Señor respondió sus oraciones.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Un Dios de Cerca

Posted by Jhon en Jueves, julio 21, 2011

El hombre es muy pequeño con relación a la tierra y ésta no es más que un granito de arena en el vasto universo; sin embargo el gran Dios de los cielos, Creador y Salvador, quiere ser un Dios próximo a cada uno de nosotros. En la Escritura hallamos un largo libro de cuarenta y dos capítulos, el de Job, el cual nos muestra el interés que Dios tiene por una sola persona.

Job, probado en cuanto a sus bienes, su familia y su salud comprende que Dios está detrás de todo y concluye: “He aquí que él pasará delante de mí, y yo no lo veré; pasará, y no lo entenderé” (Job 9:11). Esta proximidad incomprendida llega a ser un objeto de turbación que le hace decir: “¿Hasta cuándo no apartarás de mí tu mirada, y no me soltarás?” (7:19).

Pero mediante la prueba Job descubre que Dios se interesa de forma personal por él, a pesar de su insignificancia, y que es objeto de sus compasiones. Comprende la lección, entonces Dios deja de ser para él alguien lejano e impersonal, y Job puede decir: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven” (42:5).

Dios quiere ser para los suyos un Dios cercano, porque los ama. Si él nos conduce por circunstancias en que nos sentimos solos, podemos tener la misma experiencia que el apóstol Pablo: “Todos me desampararon… Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas” (2 Timoteo 4:16-17).

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

La comunión con Dios

Posted by Jhon en Martes, julio 19, 2011

Dios creó al hombre y a la mujer para que se relacionaran con él. El tipo de comunión que disfrutaron Adán y Eva con el Señor, es también la que estaba destinada para nosotros. Pero después de entrar el pecado en el mundo, todo cambió. La relación que Dios quería tener con la humanidad se rompió, y esa dañada condición ha pasado de una generación a otra.

Pero, como sabemos, ese no es el final de la historia. Dios envió a su Hijo Jesucristo a morir en nuestro lugar para que nuestros pecados pudieran ser perdonados, y para restablecer nuestra relación con él. Por la fe en Cristo, somos adoptados en la familia de Dios y pertenecemos a él para siempre, tal como él quiso que fuera originalmente.

Pero, ¿qué sucede, entonces, si después de ser salvos, no profundizamos en nuestra relación con él? Algunos cristianos pueden perder su fervor inicial por el Señor; dejar de leer la Biblia y de asistir con regularidad a la iglesia. Quizás otros tratan de concentrarse en el Señor, pero dejan que los asuntos terrenales los distraigan. Con el tiempo, algunos cristianos se sienten bien con lo que les resulta cómodo y familiar. Tristemente, desaprovechan el profundo gozo que Dios quiere darles. Pero aquellos que hagan de Jesús la prioridad de su vida, tendrán una relación más profunda que sobrepasa cualquier vínculo terrenal.

La comunión con Dios hizo que el alma de David quedara “satisfecha como de un suculento banquete” (Sal 63.5 NVI). Pablo veía sus logros como nada en comparación con “la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús” (Fil 3.8). Acérquese al Padre celestial, y experimente la bendición de conocerle.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Cuando clamamos a Dios

Posted by Jhon en Miércoles, julio 13, 2011

Cuando usted enfrenta una crisis, ¿qué es lo primero que hace? La respuesta natural es tratar de solucionar el problema con sus propias fuerzas. Sin embargo, Dios nos ofrece una manera diferente de enfrentar las dificultades.

David no fue ajeno a la presión o a las repentinas apariciones del mal. Cuando escribió el Salmo 57, enfrentaba muchas dificultades, incluyendo la persecución del rey Saúl, que quería asesinarlo (1 S 24). La respuesta del pastor de ovejas fue a clamar a Dios y refugiarse en él hasta que su calamidad cesara.

 

Aprendamos del ejemplo de David, examinando sus palabras. Hoy, nos centraremos en Aquel a quien el salmista clama.

Primero, David se refiere a Dios como El Elyon, o Gobernante Supremo; él es el Altísimo, con todo poder y sabiduría, el único que puede ayudarnos en nuestra necesidad.

Segundo, el salmo dice que Dios es nuestro refugio. Si él es un lugar de refugio para nuestra alma, entonces no tenemos que temer. él ronda sobre nosotros y nos protege cuando surgen las crisis.

Tercero, el salmo expresa plena confianza de que el Todopoderoso puede realizar, y realizará, todas las cosas. él hará lo que sea necesario para intervenir a nuestro favor y para pedir cuentas a quienes nos atacan, rodeándonos con su amor y su verdad.

Durante su tiempo en la Tierra, Jesús demostró su gran amor. Por tanto, podemos acercarnos a él cuando nuestro corazón está atribulado. Sepa que pueda venir delante del trono de Aquel que es su poderoso protector, que tiene el poder y el deseo de llevar a cabo todo lo que usted necesite.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¿Se supone que un creyente es capaz de sentir la presencia del Espíritu Santo?

Posted by Jhon en Viernes, julio 8, 2011

Mientras que ciertos ministerios del Espíritu Santo pueden incluir una “sensación,” tales como la convicción de pecado, o Su consuelo y Su poder – la Escritura no nos enseña a basar nuestra relación con el Espíritu Santo en lo que sintamos. Cada creyente nacido de nuevo tiene al Espíritu Santo morando en él. Jesús nos dijo que cuando el Consolador viniera, Él estaría con nosotros y en nosotros. “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.” (Juan 14:16-17). En otras palabras, Jesús está enviando a Uno como Él Mismo para estar con nosotros y en nosotros.

Sabemos que el Espíritu Santo está con nosotros porque la Palabra de Dios nos lo dice. Cada creyente nacido de nuevo es habitado por el Espíritu Santo, pero no cada creyente es “controlado” por el Espíritu Santo, y hay una marcada diferencia. Cuando andamos según nuestra carne, no estamos bajo el control del Espíritu Santo, aún cuando sigamos experimentando Su morada. El apóstol Pablo nos habla sobre esta verdad, y él usa una ilustración que nos ayuda a entenderlo. “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu.” (Efesios 5:18). Mucha gente lee este verso y lo interpreta creyendo que el apóstol Pablo está hablando contra el vino. Sin embargo, el contexto de este pasaje es sobre el caminar y el luchar del creyente que está lleno del Espíritu. Por lo tanto, hay algo más aquí que sólo una advertencia acerca de tomar mucho vino.

Cuando la gente está embriagada con mucho vino, exhibe ciertas características; se tambalea, su hablar se entorpece, y su juicio se daña. El apóstol Pablo establece aquí una comparación. Así como hay ciertas características que nos permiten percibir que alguien está controlado por la embriaguez del vino, también debe haber ciertas características que nos permitan ver que alguien está siendo controlado por el Espíritu Santo. Leemos en Gálatas 5:22-24 acerca del “fruto” del Espíritu. Este es Su fruto, y es mostrado por los creyentes nacidos de nuevo que caminan bajo el control del Espíritu.

El tiempo del verbo en Efesios 5:18 indica un proceso continuo de estar siendo llenado por el Espíritu Santo. Puesto que es una exhortación el “ser llenos”, se deduce que también es posible no estar “llenos” o controlados por el Espíritu. El resto del capítulo de Efesios 5 nos dice las características de un creyente lleno del Espíritu. “Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.” (Efesios 5:19-21)

Por lo tanto, el creyente nacido de nuevo, no debe ser controlado por ninguna otra cosa que no sea el Espíritu Santo. No somos llenos del Espíritu porque “sintamos” que lo estamos, sino porque este es el privilegio y posición que tenemos en Cristo. El ser llenos o controlados por el Espíritu es el resultado de caminar en obediencia con el Señor. Este es un don de gracia y no un sentir emocional. Las emociones pueden y son engañosas, y podemos fabricarnos un frenesí emocional que provenga puramente de nuestra carne y no del Espíritu Santo. “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne… Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.” (Gálatas 5:16, 25).

Habiendo dicho esto, no podemos descartar que haya momentos en que podemos encontrarnos abrumados por la presencia y el poder del Espíritu, y que estos sean con frecuencia experiencias emocionales. Cuando eso sucede, es un gozo como ningún otro. El rey David “bailaba de gozo” (2 Samuel 6:14) cuando ellos trajeron el Arca del Pacto a Jerusalén. Experimentar el gozo por el Espíritu es el entendimiento de que como hijos de Dios estamos siendo bendecidos por Su gracia. Así que, definitivamente, los ministerios del Espíritu Santo pueden involucrar nuestros sentimientos y emociones. Al mismo tiempo, mientras que el trabajo del Espíritu Santo puede incluir una “sensación,” no debemos basar nuestra seguridad de tener el Espíritu Santo en la manera en que lo sintamos.

www.GotQuestions.org

Posted in Preguntas | 1 Comment »

LA TRAMPA DEL DESÁNIMO

Posted by Jhon en Jueves, julio 7, 2011

¿Se siente usted atrapado por el desánimo?  Si es así, no es el único.  En algún momento, todos experimentamos algún tipo de desilusión.  La frustración es la reacción inicial normal.  Pero si le permite que permanezca durante mucho tiempo, puede convertirse en desánimo.  Cuando es así, no hay ninguna sensación de gozo o alegría, no importa lo que usted haga.
 
Las circunstancias que desencadenan estas emociones pueden ser inevitables, pero nuestra manera de responder la decidimos nosotros.  Podemos dejar que la tristeza abrume nuestras almas, o enfrentar la situación con valentía y someterla a Aquel que puede ayudarnos.
 
Vivir en el desánimo divide a la mente, haciendo difícil concentrarse en algo que no sea nuestro dolor.  Entonces la ira se convierte en habitual, y buscamos a alguien a quien culpar —ya sea a Dios, a las personas a nuestro alrededor, o a nosotros mismos.
La frustración que no se maneja bien puede convertirse en depresión, lo que a su vez puede alejarnos de los demás — la gente no disfruta de la compañía de alguien amargado y derrotado.  Este aislamiento conduce a baja autoestima.  Por último, podemos tomar decisiones equivocadas basadas en nuestras emociones, en vez de la verdad.  Obviamente, elegir esta actitud autodestructiva no es lo que Dios quiere para nuestras vidas.
 
Aunque todos enfrentaremos el desánimo, no debemos regodearnos en él.  En vez de eso, Dios quiere que le confiemos todo, aun nuestras expectativas no satisfechas y las tristezas más profundas.  Recuerde que hay un propósito divino en todo lo que Él permite que toque las vidas de sus hijos  (Romanos 8.28).

www.encontacto.org



Bendiciones.

  Angela
http://images.Quebles.com/hotmail/emoticons/1512789.gif

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Para ejercer una influencia duradera

Posted by Jhon en Lunes, julio 4, 2011

Dios da a todos los creyentes verdadera libertad por medio de su Hijo Jesucristo. ¿Desaprovecha usted esa bendición, o la comparte con otros? El problema es que algunas personas están tan centradas en sus propias necesidades y deseos, que no logran ejercer influencia ni siquiera en su vecino más cercano.

Piense en la gente con la que usted se relaciona cada semana. ¿Sabe cuántos de sus vecinos están enfermos? ¿Hay personas en su iglesia que están luchando para salir adelante? ¿Sabe si alguno de sus compañeros de trabajo está pasando por dificultades? Lo más probable es que haya personas a su alrededor que necesiten ayuda. Pero cuando nos centramos en nosotros mismos limitamos nuestra capacidad de notar a esas personas, y mucho más de alcanzarlas.

El Señor Jesús enseñó a sus discípulos: “Vosotros sois la sal de la tierra, pero si la sal se desvaneciese, ¿con qué será salada? No sirve para más nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres” (Mt 5.13). Para que la sal siga siendo útil, debe mantener su pureza y eficacia. Del mismo modo, debemos tratar de tener una vida santa, humilde y amorosa centrada en la voluntad del Salvador, no en la nuestra. Dios ha preparado buenas obras para que andemos en ellas (Ef 2.10). Nuestra tarea es decidir hacer eso.

Del enfoque de nuestro corazón dependerá que tengamos o no una influencia positiva en nuestro mundo. ¿Centra usted su atención en cómo hacer más para salir adelante y tener más cosas en la vida? ¿O busca las maneras de hacer más para servir a los demás?

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Una creación formidable y maravillosa

Posted by Jhon en Viernes, julio 1, 2011

Cuando Dios vio al mundo que había hecho, lo llamó bueno. Hacer al ser humano —al hombre y a la mujer— a su imagen fue la culminación de su obra creadora (Gn 1.27). Salmo 139 nos recuerda que somos una creación formidable y maravillosa.

El Señor ha dado a cada uno de sus hijos un gran potencial para el servicio en su reino. Sin embargo, algunos tenemos serias dudas de que esto sea verdad. Cuando nos comparamos con otras personas, damos a conocer las cosas que no tenemos. A veces, nos criticamos a nosotros mismos por los errores que hemos cometido. ¿Cómo podemos tener un potencial maravilloso cuando vemos tantas de nuestras deficiencias?

Cuando Moisés se criaba en la casa de Faraón, parecía tener muchas ventajas. Luego mató a un egipcio y huyó del país. Ya no parecía ser un buen candidato para sacar a los israelitas de Egipto. Pero Dios miró más allá de lo que Moisés había hecho, y vio lo que él podía llegar a ser.

Antes de ser salvo, el apóstol Pablo se opuso con vehemencia a los creyentes en Jesús. Pero, por la misericordia de Dios, se convirtió en un gran evangelista y autor de varios libros del Nuevo Testamento. Pedro era un simple pescador que negó, no uno sino tres veces, conocer a Jesús. Sin embargo, el Señor lo eligió para ser el líder de la iglesia de Jerusalén.

Dios ve más allá de nuestras imperfecciones el potencial que tenemos en Cristo. Porque fuimos hechos a su imagen y su Espíritu habita en nosotros, tenemos una capacidad para la transformación espiritual y el servicio, más grande de lo que podemos imaginar.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: