Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 29 junio 2011

Cómo esperar respuesta a la oración

Posted by Jhon en Miércoles, junio 29, 2011

La Biblia enseña claramente que nuestro Padre Celestial escucha y responde la oración. Sin embargo, todos tenemos momentos en los que, aunque le pedimos a Dios que actúe de inmediato, no lo hace. ¿Cuáles son algunas de las razones?

A veces, el Señor ve que nuestra atención está mal dirigida. Nuestra relación con él debe tener prioridad sobre cualquier asunto terrenal (Mr 12.30). Pero la mente y la oración pueden estar tan concentradas en la necesidad, que nuestra mirada se aparta de él. Dios puede demorar su respuesta hasta que nos reenfoquemos en él. En otras situaciones, Dios se tarda porque el momento no es el adecuado para conceder nuestra petición.

También hay tiempos en los que el Señor quiere ensanchar y desarrollar nuestra fe. Una de las maneras de lograrlo es hacernos estar a la expectativa de su respuesta. El Espíritu Santo obrará en esos tiempos de espera para madurarnos y producir el fruto de la santidad (Gá 5.22, 23).

Otras razones son la motivación equivocada al pedir (Stg 4.3) y la práctica de un pecado constante. Ninguno de nosotros da la talla cuando se trata del patrón de santidad de Dios, pero hay quienes persisten en un estilo de vida de desobediencia. El Señor puede demorar su respuesta para poder impulsarlos a confesar sus pecados y volverse a él.

Esperar en el Señor no resulta fácil, pues la fe y la confianza son necesarias (He 11.1). Si la respuesta de Dios a su petición tarda, verifique que 1) su enfoque esté puesto en él, 2) su motivación para pedir honra a Dios, y 3) no está practicando un pecado constante.

Anuncios

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¿Cómo puedo reconocer a un falso maestro o un falso profeta?

Posted by Jhon en Domingo, junio 26, 2011

Jesús nos advirtió que vendrían “falsos Cristos y falsos profetas” e intentarían engañar aún a los elegidos (Mateo 24:23-27; ver también 2 Pedro 3:3 y Judas 17-18). La mejor defensa que puedes tener contra la falsedad y los falsos maestros es – conocer la verdad. Para descubrir lo falso, estudia lo verdadero. Cualquier creyente “… que usa bien la palabra de verdad:” (2 Timoteo 2:15), y que hace un cuidadoso estudio de la Biblia, puede identificar la falsa doctrina. Por ejemplo, un creyente que ha leído las actividades del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en Mateo 3:16-17 cuestionará inmediatamente cualquier doctrina que niegue la Trinidad. Por lo tanto, el “paso uno” es estudiar la Biblia y juzgar toda enseñanza bajo la luz de lo que dice la Escritura.

Jesús dijo que “… por el fruto se conoce el árbol” (Mateo 12:33). Cuando buscamos el “fruto”, estas son tres pruebas específicas para aplicar a cualquier maestro y determinar la veracidad de sus enseñanzas:

1) ¿Qué dice este maestro acerca de Jesús? En Mateo 16:15-17, Jesús pregunta, ¿…quién decís que soy yo? Pedro respondió, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” Y por ello Pedro es llamado “bienaventurado”. En 2 Juan 9 leemos, “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.” En otras palabras, Jesucristo y Su obra de redención son de máxima importancia; cuídate de cualquiera que niegue que Jesús es igual a Dios, y que subestime la muerte sustitutiva de Jesús, o rechace la humanidad de Jesús. 1 Juan 2:22 dice, “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo.”

2) ¿ Este maestro predica el Evangelio? El Evangelio es definido como las buenas nuevas concernientes a la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, de acuerdo a las Escrituras (1 Corintios 15:1-4). Aunque suenen muy agradable las declaraciones de “Dios te ama”, “Dios quiere que alimentemos a los hambrientos”, y “Dios quiere que seas próspero” ese NO es el mensaje completo del Evangelio de Cristo. Como Pablo advierte en Gálatas 1:7, “… hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo.” Nadie, ni siquiera un gran predicador, tiene el derecho de cambiar el mensaje que Dios nos dio. “… Si algunos predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” (Gálatas 1:9)

3) ¿Este maestro demuestra cualidades de carácter que glorifican al Señor? Hablando de falsos maestros, Judas 11 dice, “¡Ay de ellos! Porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.” En otras palabras, un falso maestro puede ser conocido por su orgullo (el rechazo de Caín al plan de Dios), codicia (la profecía e Balaam por dinero), y rebelión (la autopromoción de Coré sobre la autoridad Moisés)

Para un estudio más profundo, revisa aquellos libros de la Biblia que fueron escritos específicamente para combatir las falsas enseñanzas dentro de la iglesia: Gálatas, 2 Pedro, 2 Juan y Judas. Con frecuencia es difícil detectar un falso maestro o un falso profeta. Eso es a lo que se refiere la frase de un “lobo con piel de oveja”. Satanás y sus demonios se disfrazan como “ángeles de luz” (2 Corintios 11:14), y “…sus ministros se disfrazan como ministros de justicia;…” (2 Corintios 11:15) Solamente estando totalmente familiarizados con la verdad, estaremos en condiciones de reconocer una falsificación.

Posted in Preguntas | 1 Comment »

¿Dios aún nos habla hoy?

Posted by Jhon en Sábado, junio 25, 2011

La Biblia registra a Dios hablando audiblemente a gente de muchas épocas (Éxodo 3:14; Josué 1:1; Jueces 6:18; 1 Samuel 3:11; 2 Samuel 2:1; Job 40:1; Isaías 7:3; Jeremías 1:7; Hechos 8:26; 9:15 – es solo un pequeño ejemplo). No hay una razón bíblica por la que Dios no pudiera hablar a una persona audiblemente en la actualidad. Con todos los cientos de veces que la Biblia registra a Dios hablando, debemos recordar que ocurrieron a lo largo de 4000 años de la historia humana. La voz audible de Dios es una excepción, no una regla. Aún en los registros bíblicos de situaciones en las que Dios habla, no siempre está claro si se trata de una voz audible, una voz interior o una impresión mental.

Dios habla a la gente en la actualidad. Primero, Dios nos habla a través de Su Palabra (2 Timoteo 3:16-17). Isaías 55:11 nos dice, “Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” La Biblia registra las palabras de Dios para nosotros en todo lo que necesitamos saber para ser salvos y vivir la vida cristiana. 2 Pedro 1:3-4 declara, “Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por Su divino poder, mediante el conocimiento de Aquel que nos llamó a Su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.”

En segundo lugar, Dios habla a través de impresiones, eventos y pensamientos. Dios nos ayuda a discernir entre el bien y el mal a través de nuestras conciencias (1 Timoteo 1:5; 1 Pedro 3:16) Dios está en el proceso de adaptar nuestras mentes a Sus pensamientos (Romanos 12:2). Dios permite que ocurran eventos en nuestras vidas para dirigirnos, cambiarnos, y ayudarnos a crecer espiritualmente (Santiago 1:2-5; Hebreos 12:5-11). 1 Pedro 1:6-7 nos recuerda, “En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo.”

Finalmente, sí, parece que algunas veces Dios habla audiblemente a la gente. Resulta altamente improbable que esto ocurra con tanta frecuencia como algunas personas declaran. De nuevo, aún en la Biblia, el que Dios hablara audiblemente era una excepción y no algo ordinario. Si alguien clama que Dios le ha hablado a él/ella, siempre compara lo que dicen con lo que la Biblia dice. Dios no se contradice a Sí mismo. 2 Timoteo 3:16-17 proclama; “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Posted in Preguntas | Leave a Comment »

Posted by Jhon en Sábado, junio 25, 2011

El privilegio de servir es solo el comienzo de las recompensas eternas que nos esperan en el cielo.

Posted in Frases | Leave a Comment »

EL PODER INTERIOR

Posted by Jhon en Viernes, junio 24, 2011

Bertha Smith, una misionera sirviendo en la China, me dijo una vez unas de las palabras más desalentadoras que jamás había escuchado:  “Charles, quiero decirte que no podrás serás mejor de lo fuiste, de lo que eres ahora, y de lo que podrás ser”.

Yo había crecido creyendo una mentira: que los creyentes debían de fatigarse tratando de hacer lo bueno todo el tiempo.  Por fortuna, Bertha no había terminado.  “Dios nunca tuvo la intención de que fueras mejor, porque tú no puedes hacer mejor tu carne”, dijo.  “Pero el Espíritu Santo, que vive en ti, te permitirá serlo”.

Ella tenía razón.  Mi carne no ha cambiado una pizca.  Pero el Espíritu Santo libera su poder sobrenatural en mi vida, y me encuentro más allá de lo que es inherente a la naturaleza del hombre.  Y es por esa razón que Él habita en cada seguidor de Dios.
 
Aunque las obras del Espíritu Santo son muchas, cuatro de ellas son básicas para la vida de fe: 
1) El Espíritu ilumina la mente para que los creyentes comprendan las cosas de Dios. 
2) Dinamiza los cuerpos físicos para servir al Señor. 
3) Capacita a la voluntad para que seguir hasta el fin haciendo lo correcto. 
4) Vivifica las emociones para sentir y expresar el fruto del Espíritu (Gá 5.22, 23).
 
Bertha Smith me enseñó una verdad importante:  la carne es deficiente.  Solo el Espíritu Santo que vive en nosotros tiene el poder y la sabiduría para vivir en victoria.  Es por eso que Dios nos lo dio a nosotros.  Por el Espíritu cosechamos todos los beneficios de una vida recta y consagrada a Cristo.

(Dr. Charles Stanley  –  www.encontacto.org)


Bendiciones.

  Angela
http://images.Quebles.com/hotmail/emoticons/1512789.gif


Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Una agenda equilibrada

Posted by Jhon en Lunes, junio 20, 2011

El Señor quiere que alcancemos nuestro máximo potencial, para llegar a ser las personas que él quiere que seamos, y para que realicemos las tareas que ha dispuesto para nosotros. En nuestra sociedad, debemos tener una agenda equilibrada si queremos vivir de acuerdo con los propósitos de Dios. Cuando a algún aspecto le falta equilibrio, nuestra relación con el Señor y con los demás es afectada, reduciendo nuestra eficacia como servidores de Cristo.

  1. Nuestra principal prioridad debe ser tener un tiempo a solas con el Señor cada día, para desarrollar nuestra relación con él y recibir orientación.
  2. El tiempo con la familia y los amigos también es esencial porque ellos son parte importante de los planes de Dios para nuestras vidas.
  3. Aunque el Señor no aprueba la pereza, tampoco quiere que estemos demasiado absorbidos por nuestra profesión.
  4. Si queremos lograr los planes de Dios para nosotros, tenemos que cuidar de nuestros cuerpos, apartando un tiempo para el ejercicio, el descanso y la recreación.
  5. La Biblia también ordena que nos reunamos con otros creyentes para la adoración (He 10.24, 25). Aunque hay quienes tienen limitaciones que les impiden hacerlo, la mayoría de nosotros no tenemos ninguna excusa para no ir a la iglesia por estar demasiado ocupados.

Todos estos aspectos necesitan espacio en su vida, pero yo no puedo decirle cómo distribuir su tiempo. El Señor tiene planes específicos para cada persona, y él es el único que puede dirigir con precisión su agenda. Busque su orientación, escuche su voz, y haga los cambios que él traiga a su mente.

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Seguir el ejemplo del Padre celestial

Posted by Jhon en Sábado, junio 18, 2011

¿Tiene usted una relación estrecha con sus hijos? Nuestra primera manera de pensar en cuanto a Dios tiene mucho que ver con la forma como fuimos criados, especialmente por nuestro padre. ¿Qué imagen del Señor está usted dando?

Muchos hombres tienen problemas desempeñando su rol de padres, porque los suyos estuvieron ausentes —física o emocionalmente— o fueron malos ejemplos. Pero no importa lo que una persona haya experimentado en el pasado, lo mejor que puede hacer cualquier papá es imitar a Dios Padre. Pero, ¿cómo podemos saber como es él, en realidad?

La mejor idea de cómo es el Padre celestial la tenemos viendo a su Hijo. Jesús dijo a sus discípulos: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí… El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Jn 14.6, 9). Cristo no es solo nuestro camino para relacionarnos con Dios, sino también el camino para llegar a conocer el verdadero carácter del Padre.

Cuando miramos la vida de Jesús, ¿qué vemos? él fue misericordioso, paciente, gentil, compasivo, benigno, y lleno de bondad hacia todas las personas (Mt 9.10-13). El Salvador sanó a los enfermos, proveyó para las necesidades, y ofreció perdón —sin importar la falta (Mt 14.14-21, Lc 23.34). Pero, por amor, no vaciló en disciplinar o corregir cuando era necesario.

Más que una educación sólida o bienes materiales, la mayor necesidad que tiene su hijo es un modelo a imitar de devoción a Dios, que ore, que lea la Biblia, y que viva en santidad. Si conocer y obedecer al Padre celestial es su prioridad, usted no tendrá que preocuparse por la clase de padre que será.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

La obligación con las futuras generaciones

Posted by Jhon en Viernes, junio 17, 2011

En cualquier momento estamos a solo una generación de ser una nación pagana. Pensemos en lo que podría sucederle a nuestra nación si dejamos de compartir la verdad acerca del Señor Jesús con nuestros hijos: la próxima generación viviría sin fundamento bíblico.

Esta idea puede parecer extrema, pero nuestra historia reciente muestra una tendencia inquietante. Hace años, países como los Estados Unidos fueron fundados sobre principios bíblicos. Era común que las personas llevaran a sus hijos a la iglesia y que leyeran la Biblia en casa. Pero, con el paso del tiempo, nos volvimos ricos y atareados, y apartamos a un lado al Señor. Hoy día, muchos niños asisten a escuelas donde Dios ni siquiera es mencionado, a no ser que su nombre sea usado en vano.

Como vemos en el Salmo 78, se nos ha dado la orden de enseñar la verdad a nuestros hijos. Lo hacemos siendo ejemplos de una vida devota, enseñando la Palabra de Dios, y testificando de la provisión y guía del Padre celestial. Nuestra obediencia acerca de la instrucción de los hijos determinará el futuro carácter moral de ellos.

Todos los creyentes tenemos un papel importante que desempeñar en formar a los niños en el camino correcto, desde los maestros de Escuela Dominical, hasta los padres.

¿Tiene usted hijos, sobrinos o nietos? ¿O hay otros niños dentro de su círculo de influencia? Piense en maneras de cómo enseñarles a andar con Cristo. No hay tarea más importante o gratificante como el invertir en las vidas de las futuras generaciones.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Ante la puerta abierta

Posted by Jhon en Jueves, junio 16, 2011

El apóstol Pablo tenía la pasión y la visión de alcanzar el mundo con las buenas nuevas de salvación. Al seguir la guía del Espíritu, su determinación demostró ser efectiva. No se sabe cuántas vidas transformó el Señor por medio de este hombre, pero su influencia sigue todavía impactando vidas hoy.

Pablo sabía que Jesús había dado instrucciones a sus seguidores de “hacer discípulos a todas las naciones” enseñándoles que guardaran todo lo que él había mandado (Mt 28.19, 20). Dios guió y capacitó al apóstol para hacer su parte en el cumplimiento de esta misión divina.

Pero pensemos en lo que era la vida entonces —una gran tarea en un tiempo cuando no había medios de comunicación de masas. Pablo solamente podía enseñar, escribir, o capacitar a otros para que compartieran la verdad. Pero, a pesar de los medios limitados, obedeció de manera fervorosa y efectiva.

La orden de Dios sigue vigente para nosotros hoy. él nos ha dado el trabajo de hablar a todas las naciones de la redención por la sangre y la resurrección de Cristo. En comparación con Pablo, tenemos abundancia de medios de comunicación, como la radio, televisión, Internet y teléfonos móviles, que dan fácil acceso a todos los países del mundo. Podríamos hacer más discípulos utilizando mejor estas tecnologías.

Estamos en un momento crítico en la historia de la iglesia, en el que tenemos la oportunidad de compartir el evangelio mediante diferentes métodos. Debemos llevar a cabo la Gran Comisión de Cristo, así que, no permitamos que el ajetreo o la apatía nos impidan obedecer.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¿Cuál es la manera correcta de orar?

Posted by Jhon en Viernes, junio 10, 2011

¿Es mejor orar de pie, sentado, de rodillas, o inclinado? ¿Deben estar mis manos abiertas, cerrada o levantadas hacia Dios? ¿Deben estar cerrados mis ojos cuando oro? ¿Es mejor orar en un templo o afuera en la naturaleza? ¿Debo orar por la mañana cuando me levanto, o por la noche antes de ir a la cama? ¿Hay ciertas palabras que necesito decir en mi oración? ¿Cómo comienzo mi oración? ¿Cuál es la manera correcta de cerrar una oración? Estas preguntas, y otras, son preguntas comunes que recibimos acerca de la oración. ¿Cuál es la manera correcta de orar? ¿Acaso importa cualquiera de las cosas mencionadas?

Con mucha frecuencia, la oración es vista como una forma de “fórmula mágica.” Si tu no dices exactamente las cosas correctas, u oras en la posición correcta, Dios no escuchará y responderá a tu oración. Esto es completamente anti-bíblico. Dios no responde nuestras oraciones basado en cuándo oramos, dónde estamos, qué posición corporal adoptamos, o en qué orden decimos nuestras oraciones. Primera de Juan 5:14-15 nos dice, “Y esta es la confianza que tenemos en Él, que si pedimos alguna cosa conforme a Su voluntad, Él nos oye. Y si sabemos que Él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” Similarmente, Juan 14:13-14 declara, “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, Yo lo haré.” De acuerdo a esto, y a muchas otras Escrituras, Dios responde a las peticiones de oración basándose en si éstas se piden de acuerdo a Su voluntad y en el Nombre de Cristo (para traer gloria a Jesucristo).

Así que, ¿cuál es la manera correcta de orar? Filipenses 4:6-7 nos dice, “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” La manera correcta de orar es derramar tu corazón ante Dios. Ser honesto y abierto con Dios, puesto que Él ya te conoce mejor de lo que te conoces a ti mismo. Presenta tus peticiones a Dios, pero ten en mente que Dios sabe lo que es mejor, y no te concederá una petición que no sea Su voluntad para ti. Expresa tu amor, gratitud, y adoración a Dios en oración, pero no te preocupes por tener las palabras correctas para expresarlo. Dios está más interesado en el contenido de tu corazón, que en la calidad de tus palabras.

Lo más cerca que llega la Biblia de dar un “patrón” para la oración, es el Padre Nuestro en Mateo 6:9-13. Sin embargo, comprende por favor, que el Padre Nuestro no es una oración que debemos memorizar y recitarla a Dios. Es un ejemplo de las cosas que debe contener una oración –adoración, confianza en Dios, peticiones, confesión, protección, etc. Ora por las cosas de las que habla el Padre Nuestro, pero usa tus propias palabras y “adáptala” a tu propia jornada con Dios. La manera correcta de orar, es expresando lo que hay en tu corazón a Dios. Sentado, de pie, o de rodillas; con las manos abiertas o cerradas; ojos abiertos o cerrados; en un templo, en casa, o al aire libre; por la mañana o por la noche- todas estas cosas son asuntos secundarios, sujetos a la preferencia personal, convicción y conveniencia. El deseo de Dios es que la oración sea una conexión real y personal entre Él y nosotros.

www.GotQuestions.org/

Posted in Preguntas | 3 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: