Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 31 marzo 2011

Cómo adquirir una gran fe

Posted by Jhon en Jueves, marzo 31, 2011

Algunas personas me dicen: “Me gustaría tener gran fe”. Aunque a la mayoría de nosotros nos gustaría que Dios dejara caer esa clase de fe en nuestro regazo, esa no es la manera como él actúa. La fe aumenta como resultado de nuestra obediencia en las cosas pequeñas. Todos nos maravillamos de la disposición de Abraham de ofrecer a Isaac por mandato del Señor. Pero, ¿alguna vez se ha detenido usted a pensar en todos sus pequeños pasos de sumisión que prepararon el camino para esta prueba tan grande?

A lo largo de su vida, Abraham obedeció a Dios. Por orden del Señor dejó su patria (Gn 12.1-4), fue circuncidado (17.10, 26), engendró a Isaac en su vejez (21.1-3), y envió lejos a su hijo Ismael (21.9-14). En el momento que se le pidió que ofreciera a Isaac como un sacrificio, él ya sabía que Dios sería siempre fiel a sus promesas. Sus experiencias anteriores lo habían enseñado a confiar en él.

De la misma manera, cada pequeño paso de obediencia que damos solidifica nuestra confianza en Dios. Después, cuando él nos desafíe con una tarea más difícil, un firme fundamento de seguridad nos capacitará para confiar en el Señor y obedecerle. Los grandes actos de fe fluyen de nuestra pasada relación con el Señor.

Al desatender sus sencillas órdenes perdemos oportunidades invalorables de ser testigos de su fidelidad.¿Le es difícil confiar en Dios? Tal vez sea porque usted ha ignorado esas “pequeñas” e “insignificantes” indicaciones del Espíritu Santo. El Señor considera importante cada uno de sus mandamientos, y promete premiar cada acto de obediencia, no importa su tamaño. La fe grande comienza con pasos pequeños.

 

Anuncios

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

lámparas apagadas en la noche

Posted by Jhon en Miércoles, marzo 30, 2011

Por fin habían instalado la electricidad en una pequeña aldea perdida en la montaña. Una vez acabadas las obras, un funcionario hizo una visita de inspección al lugar para asegurarse de que todo estuviera en orden. –Entonces, señora, ¿está usted satisfecha? –¡Por supuesto que sí! Ahora en la noche veo mejor para encender mi lámpara de petróleo.

Esto nos hace sonreír, pero hay cosas más desconcertantes todavía. ¡Cuánta gente anda en la oscuridad moral de este mundo, y aun teniendo una Biblia en casa, nunca la abre! Pero este libro revela a aquel que es “la luz del mundo”, quien vino a esta tierra para alumbrar a todo hombre (Juan 8:12; 1:9). Quizás estas personas de vez en cuando lean alguna página que habla de Dios encontrada en la prensa o en este blog, ¡pero esto no es suficiente! Es como preferir una lámpara de petróleo y privarse de una iluminación mucho más eficaz.

En el curso de la historia hubo numerosos y largos períodos durante los cuales estaba prohibido poseer la Biblia; hubo cristianos que poniendo en riesgo su vida, caminaban kilómetros para poder oír la lectura de uno de los pocos ejemplares que había en la zona. La Palabra de Dios no sólo era una lámpara a sus pies y una lumbrera en su camino (Salmo 119:105), sino también una fuente de consuelo que producía gozo y alegría en su corazón (Jeremías 15:16).

¡No dejemos nuestras Biblias sobre un estante, como lámparas apagadas en la noche!

Posted in Devocionales | 1 Comment »

Encender el fuego de nuevo

Posted by Jhon en Jueves, marzo 24, 2011

Sigamos viendo la advertencia del Señor a la iglesia en éfeso (Ap 2.4). Los efesios son un ejemplo de una fe que se ha enfriado. Su fervor había desaparecido, aunque todavía seguían con la rutina de servir a Dios, e incluso de defender la fe.

La advertencia de Cristo a los efesios se extiende a los creyentes de hoy cuyos corazones se hayan enfriado. él mira a los cristianos distraídos y complacientes que trabajan por todas las razones, menos por la correcta, y les grita: “Lo que quiero de ustedes no es un servicio vacío; ¡los quiero a ustedes!”

El corazón se enfría gradualmente cuando la persona da mayor prioridad a otras relaciones y actividades que al Señor. Satanás ha cambiado sutilmente la forma como la palabra “ídolo” es percibida. Ha limitado la definición a los dioses falsos, pero cualquier cosa que nos distraiga de Dios es un ídolo. Por ejemplo, uno de los dioses de este siglo es el deporte. Son muchos los creyentes que saben más de los puntajes que de las Sagradas Escrituras, y que demuestran más pasión en las gradas que en un servicio de adoración.

Volver a una vida de servicio apasionado a Dios comienza con el arrepentimiento. Debemos aceptar que nos hemos alejado de nuestro primer amor. Después de esto, poner otra vez a Jesucristo en el trono de nuestro corazón y volver a conectarnos con él por medio de la oración y la meditación de la Biblia.

Dios desea tener una relación personal con cada creyente. Le pregunto: ¿Le emociona Jesús? Nuestra mejor y más pura devoción será a cualquier cosa o persona que pongamos por encima de todo. Si no es Cristo, arrepiéntase y deja que él reavive la llama de su primer amor.

 

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

La prioridad de la relación

Posted by Jhon en Miércoles, marzo 23, 2011

éfeso era la sede de un formidable ministerio. A pesar de la dura persecución, la iglesia plantada por Pablo soportaba la oposición, difundía el evangelio, y enfrentaba con rapidez a los falsos profetas. Pero treinta años después, cuando el apóstol ya no estaba, se encuentra en la revelación recibida por Juan una severa advertencia para esos creyentes.

Imaginemos el efecto de las palabras de Apocalipsis 2 sobre los efesios cuando las escucharon. Después de felicitarlos por su servicio en el evangelio, Cristo les dice: “Pero tengo contra ti…” Esa frase fue sin duda muy desconcertante. El Señor les advirtió que habían dejado su primer amor. Es decir, estaban haciendo todo su trabajo por las razones equivocadas.

Cristo invitó a los efesios a recordar su amor a él y el deleite de la salvación. Una relación de intimidad no puede ser sustituida por el servicio, pero los creyentes de hoy siguen cayendo en esa sutil trampa. Las buenas obras que hacemos no sirven para nada, a menos que surjan de una relación sólida y personal con Dios. Nuestro trabajo no puede ser eficaz o fructífero si el Señor no está en él.

Dios está más interesado en usted y en su relación personal con él, que en mil buenas obras. él desea ser la satisfacción y el deleite de sus hijos, para que su servicio sea el resultado de una devoción llena de amor.

Hay razones erróneas para servir. A Dios le satisface solo el servicio motivado por nuestro amor a él. El Señor quiere que las personas con propósitos egoístas vuelvan a su primer amor. De esa manera, sus mentes y sus corazones podrán ser renovados, y su servicio será más fructífero.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¡CUMPLE TU MINISTERIO!

Posted by Jhon en Viernes, marzo 18, 2011

Muchas personas están comprometidas con cumplir sus sueños, negocios y un sin número de cosas pero muy poco están comprometidas con cumplir el Ministerio que recibieron del Señor.  ¿Qué cosas han tenido más prioridad en ti hasta este día?  ¿Estás más comprometido con lo terrenal que perece que con lo Celestial que permanece?  ¿No será que a causa de estar tan ocupado en las cosas de esta tierra y tener las cosas de Dios a un lado nada te sale bien?


A un hombre llamado Jonás por querer darle la espalda al ministerio que Dios le había dado casi muere y otros muchos se han visto en la decepción mas fatal de sus vidas a causa de dejar lo de Dios a un lado y enfocarse en sus propios negocios.

“Decid a Arquipo:  Mira que cumplas el ministerio que recibiste en el Señor”.   (Colosenses 4:17)

Pablo le exhortaba a Arquipo que llevara a cabo la encomienda que Dios había depositado en sus manos a causa de que en esta vida terrenal muchas veces nos vemos ahogados, atareados y llenos de afanes de manera que lo último que nos queda es tiempo para hacer la Obra de Dios.


¿Cuál es el Ministerio que Jesús ha depositado dentro de ti el cual no has llevado a cabo?  Déjame decirte que aquel Ministerio que Dios te dio por más que hayas pecado, sido negligente o descuidado, todavía sigue estando allí esperando a que cumplas la tarea que se te encomendó.
Muchos Ministros a causa de que cometen pecado en sus vidas dejan de servir a Dios y abandonan el don y Ministerio que Dios les diò pero hoy quiero decirte que  “irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”   Lo que Dios da no lo quita, ciertamente los hombres hoy pueden darte algo y al día siguiente te lo quitan,  pero lo que Dios da es perpetuo  y nadie te lo puede arrebatar a menos que tu lo abandones.

Si todas las personas que tienen un Ministerio del Señor lo llevaran a cabo te aseguro que la tierra estaría llena de la Gloria de Dios pero, muchos están estancados, sentados en las bancas de la iglesia, esperando a que les digan lo que deben hacer cuando en realidad ya recibieron de Dios la encomienda de la labor que deben realizar.

Hoy es el día de levantarse y dejar a un lado todo aquello que te ha detenido para emprender el Ministerio que Dios te diò;  aunque los demás no crean en ti, aunque tu familia no crea en ti;  Dios si cree en ti y por eso tú debes creer que eres capaz de llevar a cabo el Ministerio que recibiste del Señor.

¿Hasta cuándo vas a esperar para empezar a predicar, a cantar, a ir a los hospitales, cárceles, viudas etc. y hacer la Obra de Dios?  Hoy es el día de dejar a un lado lo humano y empezar a hacer el trabajo divino.

Cuando Dios apartaba a una persona para una labor especifica no lo dejaba en paz hasta que no hiciera lo que se le había mandado a hacer, en otras palabras, no tienes opción DIOS TE ESCOGIO A TI, y no te va a dejar tranquilo hasta que lleves acabo lo que ÈL ha puesto en tus manos.

No te afanes por lo que ha de suceder, o por lo que dirán los demás, o si fracasas, o por quienes respaldaran tu Ministerio, basta con que te diga que tienes el respaldo de Dios y cuando Dios está involucrado en una Obra déjame decirte que muevo corazones, ejércitos y reinos a favor de los que hacemos Su Obra.
Si Dios deposito en ti un Ministerio es porque eres las manos de Jesús aquí en la tierra y a través de ti Su Obra es llevada a cabo;  cuando te estancas Su obra se estanca;  pero, cuando actúas Su obra crece y avanza.

(Carlos y Chantalle Villarreal  –  AlientoDiario.com)


Bendiciones.

Angela
http://images.Quebles.com/hotmail/emoticons/1512789.gif

Posted in General | Leave a Comment »

Posted by Jhon en Martes, marzo 15, 2011

La muerte es apenas un corto viaje al hogar celestial.

Posted in Frases | 1 Comment »

¿Por qué permite Dios los desastres naturales como lo terremotos, huracanes y tsunamis?

Posted by Jhon en Viernes, marzo 11, 2011

¿Por qué permite Dios los terremotos, tornados, huracanes, tsunamis, tifones, avalanchas de lodo, y otros desastres naturales? La tragedia del tsunami en Asia a finales del 2004, El huracán Katrina en 2005, en el sureste de los Estados Unidos, y las avalanchas de lodo en el 2006 en Filipinas tienen a mucha gente cuestionando la bondad de Dios. Es triste que con frecuencia los desastres naturales sean nombrados como “actos de Dios” mientras que no se le da “crédito” a Dios por años, décadas, o aún siglos de un clima benéfico. Dios creó todo el universo y las leyes de la naturaleza (Génesis 1:1) La mayoría de los desastres naturales son el resultado de estas leyes en acción. Los huracanes, tifones y tornados son el resultado de la colisión de diferentes patrones climáticos. Los terremotos son el resultado de desplazamientos de las placas en la estructura de la corteza terrestre. Un tsunami es causado por un terremoto submarino.

La Biblia proclama que en Jesucristo subsiste el control de la naturaleza (Colosenses 1:16-17). ¿Podría Dios prevenir los desastres naturales? ¡Absolutamente! ¿Algunas veces influencia Dios el clima? Si, ver Deuteronomio 11:17 y Santiago 5:17. ¿Algunas veces causa Dios los desastres naturales como juicio contra el pecado? Si, ver Números 16:30-34. El libro de Apocalipsis describe muchos eventos que definitivamente pueden ser descritos como desastres naturales (Apocalipsis capítulos 6, 8 y 16). Entonces, ¿Es cada desastre natural un castigo de Dios? Absolutamente no.

De forma muy parecida a la que Dios permite que la gente mala cometa actos malvados, Dios permite que la tierra demuestre las consecuencias que tiene el pecado sobre la creación. Romanos 8:19-21 nos dice que, “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” La caída de la humanidad en el pecado tuvo efectos en todo, incluyendo el universo que habitamos. Todas las cosas en la creación fueron sujetadas a la “vanidad” y a la “corrupción”. El pecado es la causa final de los desastres naturales, así como lo es la causa de la muerte, la enfermedad y el sufrimiento.

Así que, regresamos donde empezamos. Podemos entender por qué ocurren los desastres naturales. Lo que no comprendemos es por qué Dios permite que ocurran. ¿Por qué permitiría Dios que el tsunami matara a más de 225,000 personas en Asia? ¿Por qué permitió Dios que el huracán Katrina destruyera las casas de cientos de miles de gente? Lo que podemos saber es esto… ¡Dios es bueno! Hay muchos milagros asombrosos, que ocurren durante el proceso de desastres naturales –evitando una mayor pérdida de vidas. Los desastres naturales causan que millones de personas reevalúen sus prioridades en la vida. Cientos de millones de dólares en ayuda son enviados para auxiliar a la gente que está sufriendo. Los ministerios cristianos tienen la oportunidad de ayudar, ministrar, aconsejar, orar – y guiar a la gente a la fe salvadora en Cristo. Dios puede, y lo hace, traer grandes bienes de terribles tragedias (Romanos 8:28).

www.GotQuestions.org

Posted in Preguntas | 2 Comments »

El Dios a quien oramos

Posted by Jhon en Jueves, marzo 10, 2011

¿Cuál es su concepto del Señor? ¿Lo ve como el único que puede manejar cada uno de los problemas que trae ante él? Nehemías conocía a Dios de esta manera. Después de enterarse de la ruina de Jerusalén, lloró, ayunó, y le pidió que interviniera. Su súplica ofrece un vislumbre de cómo veía al Todopoderoso (Neh 1.5-11).

Primero, el término hebreo Jehová se refiere al único absoluto en fidelidad. Luego, el título Elohim indica el poder infinito de Dios y su soberanía sobre el universo. Por último, Adonai significa “gobernante sobre todo”. Nehemías traía su petición ante el trono con plena confianza en Dios. Y el Señor respondió su oración de manera poderosa y dramática. Como copero en el palacio, Nehemías probaba primero la comida y la bebida para proteger al rey Artajerjes de un posible envenenamiento. Para un servidor de esa posición, lucir triste era muy arriesgado (2.1), pero la terrible noticia lo abatió.

Por tanto, el Señor obró un milagro: Cuando el rey preguntó qué afligía a su copero, Nehemías expresó su angustia por el pueblo judío. En vez de castigarlo, Artajerjes le permitió ir a reconstruir lo que había sido destruido, ¡y hasta proveyó los materiales! Dios se encargó de lo que parecía ser una carga abrumadora y sin salida para Nehemías en ese entonces, y él puede hacer lo mismo por nosotros en el presente.

Tener el concepto correcto del Señor nos permitirá acercarnos a él con confianza absoluta. Y sabemos que él escuchará y responderá nuestras oraciones (Sal 86.7). Recuerde que él es absoluto en fidelidad e infinito en poder. Nuestro Padre celestial lo gobierna todo.

 

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Obedecer a Dios

Posted by Jhon en Martes, marzo 1, 2011

La historia de Daniel ilustra algunos elementos clave de la obediencia. Vemos al sabio joven hacer lo que el Señor le mandaba, de la manera y en el momento correctos.

Daniel sabía que la ley de Dios prohibía comer alimentos ofrecidos a los ídolos. Pero él estaba cautivo en Babilonia, una nación que adoraba dioses falsos, y pronto enfrentó una difícil decisión. El rey Nabucodonosor había ordenado que los manjares más selectos fueran enviados a Daniel después de haber sido presentados a los ídolos. ¿Era mejor obedecer al Señor y arriesgarse a la ira del rey, o desobedecer a Dios y agradar al gobernante?

En apariencia, el dilema de Daniel era acerca de una comida que no aceptaba. Pero en realidad se trataba de su lealtad a Dios. Podía haber racionalizado la desobediencia a la orden divina diciéndose a sí mismo que era un súbdito, y que no tenía otra opción. Pero decidió no comer la comida del rey, y buscó la manera de honrar al Señor obedeciendo su ley.

Hoy, muchas cosas que nuestro mundo encuentra aceptables están fuera de los límites protectores de Dios para sus hijos. Algunas no son buenas para nosotros, y otras no lo honran a él. Nuestro deseo, como cristianos, es obedecer al Señor, pero nuestra carne quiere que nos agrademos a nosotros mismos, y a los demás. Pero negarse a sí mismo y obedecer a Dios, es siempre la decisión correcta.

Para ser como Daniel, debemos aplicar siempre las Sagradas Escrituras a nuestras decisiones. Luego, cuando vengan los problemas, tendremos la valentía de obedecer a Dios. A nuestro Padre celestial le agrada que tengamos un estilo de vida de obediencia como la de Daniel.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: