Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Cómo reclamar una promesa de Dios

Posted by Jhon en Jueves, octubre 21, 2010


Las promesas de Dios son muy preciosas. No sólo nos recuerdan su interés personal en nuestras vidas, sino que también nos dan esperanza y aliento en los momentos difíciles.

Pero antes de apropiarnos de una promesa, debemos examinarnos en tres categorías: la fe, la obediencia y la paciencia. Primero, debemos poner la fe en Cristo como nuestro Salvador personal y vivir en base a nuestra fe en él. Obedecer a Dios también es necesario. Si seguimos desobedeciendo al Señor voluntariamente, él no está obligado a cumplir su promesa (1 P 3.12). Por último, la paciencia es otro requisito. Dios actúa según su calendario para lograr sus propósitos, conforme a su plan perfecto. Esperar en él es necesario.

A veces, parecerá como si una promesa divina no se está cumpliendo. En ese caso, eche una segunda mirada al pasaje bíblico para asegurarse de que se aplica a usted. Después, compruebe que ha llenado todos los requisitos, y compruebe si hay una necesidad verdadera. Si tiene todavía el convencimiento de que la promesa se aplica a usted, entonces puede profundizar un poco más en la petición. ¿Será honrado el Señor cuando se cumpla esta promesa? ¿Puede él responder esta oración sin que resulten dañadas otras personas, o estorbar la voluntad de él para sus vidas? ¿Me ayudará esto a crecer espiritualmente? Estas preguntas adicionales le ayudarán a reclamar una promesa de Dios.

El Espíritu Santo es nuestro maestro, quien nos enseñará en cuanto a las promesas del Señor Jesucristo. él quiere edificar nuestra fe por medio de la Biblia, darnos el aliento necesario para obedecer, y desarrollar en nosotros el fruto de la paciencia.

11 comentarios to “Cómo reclamar una promesa de Dios”

  1. nancy said

    me interesa mucho este tema, gracias le doi a dios cada dia.
    me gustaria saber enque lugar de la biblia dice que debo reclamar las promesas que el señor nos hizo.
    gracias muchas bendiciones

    • Jhon said

      Hola Nancy,

      De momento no tengo presente un versículo especifico que te diga que DEBES reclamar las promesas, pero si por ejemplo tomamos 2 Pedro 1:1.4 vemos que El Señor ‘nos ha concedido’ maravillosas promesas; si nos las ha concedido podemos asumir correctamente que espera que las tomemos!
      Lo único que puede detener la bendición de Dios, somos nosotros mismos.
      Bendiciones.
      Jhon

      • nancy said

        muchas gracias por tu respuesta y bendiciones.junto a mi familia somos nuevos en el camino del señor. y estamos realizando talleres para conocer cada dia mas de el

  2. edgar said

    Gracias por esos mensajes que son de mucha ensenansa bendiciones hasta que sobreabunde

  3. emely said

    Gracias doy a Dios por haberles guiado a colocar esta reflexion , ha sido de bendicion a mi vida porque me confirma mas una promesa de restauracion que el Señor tiene en su palabra para mi familia . Pido a mi Señor que bendiga la vida de cada persona que ha contribuido a la creacion de esta pagina !!!

  4. Betty said

    Gloria a Dios Padre, a Dios El Hijo y a Dios El Espiritu Santo.Jhon. Tu artículo contesta parcialmente mi pregunta: ¿Cómo reclamar una promesa (las promesas) de Dios? ¿Cómo apropiarnos de las promesas de Dios? ¿Cómo? Sabemos que Dios esta interesado en que reinemos en vida, que con fe y con paciencia se alcanzan las promesas, pero, mis preguntas son: ¿COMO?

  5. angela g . said

    Porque todas las promesas de DIOS son en EL si y en EL amen 2 corintios 1. 20

  6. MIGUEL said

    SIEMPRE DIGO QUE SE LE RECLAMA ALGO A QUIEN TE DEBE O NO TE CUMPLE LO QUE PROMETIO Y DIOS SIEMPRE CUMKPLIO Y FUE FIEL A SUS PROMESAS,SOLO ES NSESARIA LA PASIENCIA Y LA FE

  7. Edgar Buenaventura said

    Creo que debemos ver el panorama, el marco en que se da cada promesa, el marco. Si es factible para mi y si puedo cumplir con los requisitos. También debemos tener en cuenta el tiempo. Pero todas las promesas de Dios son el el sí y en el amén. Acá incluyo unos textos que nos autorizan, nos dan libertad y/o nos exhortan a pedir. Salmo 2:8; Jeremías 33:3; Juan 14:13,14; 15:7,16; 16:23,24; Romanos 8:26; Santiago 4:2,3. Sobre todo, debemos tener en cuenta que Dios es soberano, Él no nos debe nada. Todas sus dádivas son por su gracia y su misericordia.
    Edgar Buenaventura

  8. Isaul Sánchez said

    “Reclamar las promesas” acaso es correcto exigir o demandar una inconformidad al Dios todo poderoso, el quejarse u objetar ante el Soberano Dios no es una grosería, nosotros los hijos de Dios por gracia no le demandamos, es Él el que demanda nosotros obedecemos. En ese caso Pablo el apóstol le diría té exijo la sanidad para mi cuerpo, pero no fue así.
    2 Corintios 12:9
    y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo.

    2 Corintios 12:10
    Por lo cual me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por amor a Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy poderoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: