Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Archive for 29 mayo 2009

Posted by Jhon en Viernes, mayo 29, 2009

Dios no me dio nada de lo que le pedí, pero todo lo que me dio superó mis esperanzas

Anuncios

Posted in Frases | Leave a Comment »

Un arma al alcance de todos: la oración

Posted by Jhon en Viernes, mayo 29, 2009

En Francia, durante la Segunda Guerra Mundial, en una aldea donde se escondían hombres de la resistencia, los tres hijos de una familia cristiana habían sido apresados en una redada. Conducidos a la cárcel, interrogados y maltratados, fueron encerrados en la misma celda. Torturados por el hambre, se arrodillaron y suplicaron al Señor que interviniera a su favor. Apenas terminada su oración, el postigo de la puerta se abrió y un pan de gran tamaño cayó a sus pies.

Aun después de su liberación, los tres jóvenes nunca supieron de dónde vino este pan, o más bien, cuál fue el «instrumento» del que Dios se sirvió para alimentarlos. En un tiempo de hambruna Dios escogió a unos cuervos para llevar pan y carne al profeta Elías (1 Reyes 17).

Cuando todo socorro parece faltarnos, busquemos la liberación junto a Aquel que nos ama y es todopoderoso. Él siempre está dispuesto a escucharnos. La oración es un arma que no se gasta y está al alcance de todos. No nos desalentemos, aun cuando la divina respuesta parezca tardar o se revele contraria a nuestro pedido.

Una cristiana decía: –Dios no me dio nada de lo que le pedí, pero todo lo que me dio superó mis esperanzas. Aguardemos con confianza y paciencia las respuestas de Dios.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

Kazantzakis y Dios

Posted by Jhon en Miércoles, mayo 27, 2009

Durante toda su vida, el autor griego Nikos Kazantzakis (Zorba el griego, La última tentación de Cristo) fue un hombre absolutamente coherente. Aunque abordó temas religiosos en muchos de sus libros –como una excelente biografía de San Francisco de Assis – siempre se consideró un ateo convencido. Pues es de este ateo convencido una de las más bellas definiciones de Dios que conozco:

“Miramos con perplejidad la parte más alta de la espiral de fuerza que gobierna el Universo. Y la llamamos Dios. Podríamos darle cualquier otro nombre: Abismo, Misterio, Oscuridad Absoluta, Luz Total, Materia, Espíritu, Suprema Esperanza, Suprema Desesperación, Silencio. Pero la llamamos Dios, porque sólo este nombre – por razones misteriosas – es capaz de sacudir con vigor nuestro corazón. Y no cabe duda de que esta sacudida es absolutamente indispensable para permitir el contacto con las emociones básicas del ser humano, que siempre están más allá de cualquier explicación o lógica”.

Posted in WL | Leave a Comment »

Un pensamiento acerca de la oración

Posted by Jhon en Viernes, mayo 22, 2009

Orar es hablar con Dios. ¿No es grandioso que nosotros, seres humanos insignificantes que viven en el minúsculo planeta Tierra, podamos hablar con el Dios Todopoderoso? Orar es una conversación de nuestro corazón con Dios. Así como cualquier conversación no queda sin efecto en nosotros y en nuestro interlocutor, lo mismo ocurre cuando conversamos con Dios. En nosotros hay un cambio.

¿De qué se habla en una oración? Podemos hablar libre, abierta y sinceramente a Dios. No hay temas que no podamos mencionar. ¡Tal es la bondad y la gracia de Dios!

¿Y cómo contesta Dios a nuestras oraciones? Muy a menudo éstas consisten en pedidos y deseos. Quisiéramos obtener algo de él, anhelamos que cambie algo en nuestra vida o en la de otros. Al orar a Dios debemos contar con toda clase de respuestas, respuestas que siempre vienen de su corazón lleno de amor: –Quizás él diga «Sí» y cumpla nuestro deseo “mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos” (Efesios 3:20): –Puede suceder que nos diga «No», porque lo que le pedimos podría dañarnos o no ser útil. Él sabe mejor lo que es bueno para nosotros y tiene las mejores intenciones: –A veces nos dice: «Espera un poco»: –También puede responder de otra manera a nuestro pedido. Contesta, pero no como lo habíamos imaginado.

Pero una cosa es segura: cuando le hablamos sinceramente, cada uno de nosotros debe saber: Dios me oye y me comprende. No me olvida porque me ama.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

¿La computadora del futuro?

Posted by Jhon en Domingo, mayo 17, 2009

«Es una herramienta revolucionaria, cuyo invento cambiará más cosas en el mundo de lo que lo hicieron el automóvil o el teléfono. Esta «supercomputadora» permitirá con total eficacia descifrar todos los hechos y aun las más secretas intenciones de la gente. Los magistrados y los servicios del orden se interesan mucho por esa invención.

Imaginémonos la siguiente escena: un crimen fue cometido, los sospechosos fueron reunidos, se conecta el aparato… y en seguida se sabe quiénes son los culpables, los hechos y los móviles. ¡No se necesitan interminables encuestas, escuchar falsos testimonios o prisión preventiva!

¡Es evidente que esto es pura ficción! ¡Claro que este tipo de máquinas no existe! Pero, ¿se ha dado cuenta usted de que Dios no necesita una computadora para saber todo lo que nos concierne, no sólo nuestros hechos, sino también nuestros pensamientos más secretos? “No hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:13).

Al tomar conciencia de ser conocido así, el rey David exclamó: “¿A dónde me iré de tu Espíritu?” (Salmo 139:7). ¡Sí, Dios es omnipresente y nos ve! No esperemos el “día de su ira” para reconocer ante él nuestras faltas, pues entonces será demasiado tarde.

Posted in Devocionales | Leave a Comment »

La peor catástrofe

Posted by Jhon en Miércoles, mayo 13, 2009

En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes.
Salmo 86:7.

Cierta vez, en un colegio de una gran ciudad de Inglaterra se les pidió a los alumnos de la clase de religión que escribieran en una hoja cuál sería el más grave suceso que se imaginaban que podría acontecerles. Algunos pensaron en una guerra atómica, otros en una enfermedad incurable. Sin embargo, una respuesta muy especial e inhabitual rezaba: «Lo peor sería si todas las oraciones sólo fueran un monólogo». De hecho, ¡un cielo vacío sería la peor catástrofe! Aquí estaríamos solos con todos nuestros problemas y preguntas. Y al final sólo habría desesperación.

Pero el creyente sabe que Dios es real y que él escucha las oraciones. Esto no le evita todas las dificultades, ¡por supuesto que no!, pero por más grandes que sean, Dios no lo abandonará. Él oye el llamado de sus hijos, los alienta, les ayuda, los acompaña en las situaciones difíciles y dirige sus miradas hacia un glorioso porvenir eterno.

Esto no es un hermoso sueño. Es la realidad. Miles de creyentes lo experimentan diariamente e innumerables son los que ya lo han vivido. Uno de éstos es David, el compositor del salmo citado en el encabezamiento, quien además dice: “Ninguno hay como tú… Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; sólo tú eres Dios… tu misericordia es grande para conmigo, y has librado mi alma… Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente, lento para la ira, y grande en misericordia y verdad… me ayudaste y me consolaste” (Salmo 86).

¡Bienaventurado todo aquel que puede llamar a Dios su Padre y hablarle como tal!

Posted in Devocionales | 2 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: