Cristiano en Construcción

La Santidad no es el camino a Cristo, Cristo es el camino a la Santidad.

Llamándome a mí mismo

Posted by Jhon en Jueves, febrero 7, 2008


Lectura: Salmos 26

Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado. -Salmos 26:1

Mientras estaba moviendo mi computadora portátil, mi teléfono celular, y unos cuantos libros y documentos de una habitación a otra, sonó el teléfono «normal». Me apresuré a dejar mis cosas y corrí a contestar la llamada antes de que se activara el contestador automático. «Hola» dije. No hubo respuesta. Volví a saludar y escuché un susurro, pero aun así no hubo respuesta. Así que colgué y regresé a mis cosas que estaban en el suelo. Cuando cogí mi teléfono celular, ¡me di cuenta que accidentalmente había marcado el número telefónico de mi casa!

Me reí de mí mismo, pero entonces me pregunté: ¿Cuán a menudo mis oraciones se parecerán más a una llamada a mí misma que a una llamada a Dios?

Por ejemplo, cuando alguien me calumnia, Le ruego a Dios por reivindicación. Quiero que mi nombre quede limpio y que a la persona culpable se la haga responsable por el daño que le hizo a mi reputación. Pero entonces me impaciento con Dios y trato de reivindicarme a mí misma. Para tal caso puede que esté elevando una oración a mí misma.

La reivindicación no proviene de argumentos en defensa propia; surge de la integridad (Sal. 26:1). Requiere que permita que Dios examine mi mente y corazón (v. 2), y que yo camine en Su verdad (v. 3). Esto, por supuesto, requiere esperar con paciencia (25:21).

Cuando llamamos a Dios, Él nos ayudará -pero en Su perfecto tiempo y a Su perfecta manera. -JAL

El propósito de la oración no es obtener lo que queremos, sino llegar a ser lo que Dios quiere que seamos.

Tomado de : Nuestro Pan Diario

Una respuesta to “Llamándome a mí mismo”

  1. Angela Tamayo de Avilés said

    Yo pienso que hacernos llamadas a nosotros mismos puede ser positivo, porque nos permitirá, con la guía del Señor, escudriñar en nuestro interior; pues de pronto una calumnia puede ser una alerta a alguna falencia de nuestro comportamiento, un stop en un camino equivocado que podamos haber tomado.

    Estos auto-llamados sólo debemos hacerlo después de haber orado por iluminación y discernimiento, para así entender claramente lo que nuestro Padre Eterno nos está queriendo decir.

    Bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: